Cómo educar a un cachorro

Y acaba de una vez por todas con los malos hábitos de tu cachorro. ¡Garantizado!

10 señales que indican que en vez de un perro tienes un perrhijo

Los que somos amantes de los perros o tenemos un perro o más y a veces nos miran con cara de “qué hace est@ loc@ si solo es un perro” nos sentimos a veces incomprendidos y a la vez afortunados por lo que el resto de la gente se pierde por no compartir la vida con un perro, sin embargo, ¿tienes un perro o un perrhijo?

¿Tienes un perro o un perrhijo?

Pues quizás no lo tengas muy claro, por eso, voy a listarte 10 señales que indican que sí, tienes un perrhijo en vez de un perro:

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

  • En vez de dueño, te consideras más como un padre o una madre. No nos confundamos, como dueño que suena muy mal, entendemos la persona que adopta al perro y lo cuida, alimenta y educa. Sin embargo, hay propietarios que sienten más un amor maternal y paternal convirtiendo a sus perros más en hijos que en perros. ¿Te pasa a ti?
  • Cambias tus rutinas para adaptarte a tu perro. Eres capaz de madrugar mucho antes para darle un paseo largo a tu perro, anular un plan de fin de semana porque no quieres dejarlo solo o cambiar de hora el gimnasio porque a esa hora le tienes que pasear o dar de comer. ¡Tu perro se convierte en tu prioridad!
  • Sufres en vacaciones. Si antes te dabas unas buenas vacaciones y conseguías desconectar, ahora las vacaciones no son tan divertidas porque estás pensando en tu perro: ¿estará bien?, ¿lo sacarán a las horas que toca?, ¿le darán de comer lo que le toca y no caprichos?
  • En la mayoría de actividades que llevas a cabo integras a tu perro. ¿Dejar al perro en casa? ¡Ni loc@! Mejor me lo llevo siempre y cuando pueda: de terraceo con los amigos, de compras, a hacer gestiones, de visitas familiares, etc.
  • No puedes evitar comprarle caprichos. Decides ir al supermercado y no puedes evitar comprarle algún paquete de snacks, o pasas por delante de la tienda de mascotas, y un juguete cae fijo… ¡No puedes evitar consentirlo!
  • Tu perro es el protagonista de la mayoría de tus redes sociales. No puedes evitar colgar fotos en Facebook o en Twitter y encima le has hecho un Instagram…
  • Compartes cama con tu perro. Y no solo eso. Adaptas tu postura al dormir para evitar despertarlo.
  • Le cocinas con amor. No solo te preocupas por darle la mejor comida del mercado, sino que dedicas parte de tu tiempo para informarte sobre lo que le puedes cocinar y hasta le preparas deliciosas y sanas galletas.
  • Hablas con tu perro. No te limitas a órdenes sencillas y concretas. Me refiero a conversaciones en toda regla. ¡Ah! Y él te escucha.
  • Consideras a tu perro mejor que a las personas. Prefieres la compañía de tu perro que la de depende qué personas y en el fondo sientes que es mucho mejor un perro que cualquier humano.

¿Cuántas de estas señales se dan en ti? ¿Te sorprendes? No te sientas mal si crees que más que un perro tienes un perrhijo, siempre y cuando, respetes su naturaleza perruna, no hay nada que nos llene más que el amor de nuestro perro, y solo los que adoramos a estos maravillosos animales, somos capaces de entenderlo.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!

3 Comentarios

  1. Ayyyyyy sí todassssss !!!

  2. Uyy que bueno por fin descubrí la verdad de todooooooo…! Qué feliz soy , amo y Reamo a mis peluditas

  3. Ángela Bogotá

    07/04/2017 at 18:47

    Todas las anteriores, y hasta más

Deja un comentario