Adiestrar y educar a un perro son dos conceptos muy diferentes que pueden ser complementarios pero es importante tener clara la diferencia para que, en caso de necesidad de un profesional del mundo canino, saber a quién acudir.

Hay educadores, adiestradores, etólogos… Y cada uno de ellos tienen una función muy diferente.

adiestrar o educar a un perro

Un educador canino te puede enseñar cómo educar a un perro que, esencialmente, es lo que debería hacer cada uno de los adoptantes de un perro: aprender cómo educar a un perro para no errar a la hora de educar a su peludo. Básicamente, un educador canino te guía a educar a un perro a convivir con humanos en sociedad, de forma sana y equilibrada, tratando temas tan comunes como educar a hacer sus necesidades en un sitio concreto, el control de los ladridos, entender el lenguaje canino, mostrar la importancia de aplicar la psicología canina en la educación del perro, etc.

Puedes hacerlo directamente a través de libros o manuales (es la forma más económica de hacerlo) o recurriendo a cursos directos con educadores caninos, donde sesión tras sesión aprendes qué debes y qué no debes hacer a la hora de educar un perro. Lo recomendable es seguir el método en positivo, que es el método de enseñanza más eficaz y beneficioso para el perro.

Un adiestrador canino, por su parte, trabaja órdenes concretas a través de la repetición y refuerzo de conductas concretas: caminar a tu lado, sentarse a la orden, tumbarse a la orden, pararse a la orden, etc. Y enseñarte pautas para corregir y solucionar comportamientos indeseados.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito.
Haz Click Aquí y Descarga AHORA

El etólogo sería lo que un psicólogo para nosotros. Trabaja con perros que tienen problemas emocionales concretos: miedos, fobias, traumas… Es un trabajo más profundo y lento pero que debe hacerse si queremos evitar el sufrimiento el perro.

Estos profesionales son complementarios y puede que necesites uno, dos o incluso los tres dependiendo de cada perro.

Lo que sí es fundamental es que no podemos educar a un perro sin tener ni idea de cómo hacerlo. Si queremos un perro equilibrado física y emocionalmente es importante tener claro que debemos basarnos en su psicología y para ello es fundamental tener nociones.

De lo contrario solo tendremos perros estresados, infelices y desequilibrados.

Hay que recordar que los perros, al igual que los seres humanos, aprenden durante toda su vida, por lo que no debemos quedarnos con la idea de que como no ha aprendido ciertas conductas de cachorro ya no va a poder aprender otras conductas o no va a poder modificarlas.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!