educar a un cachorro a no ladrarMuchas de las consultas que me hacen, se refieren a que les ayude a educar a un cachorro a que deje de ladrar. Lo primero que les digo, es que un perro nunca va a dejar de ladrar, porque es implícito a su naturaleza, al igual que en los humanos es el hablar, y no nos gustaría ni podríamos dejar de hablar de por vida por mucho que alguien nos enseñara.

Pero sí puedes reducir el exceso de ladridos. Los perros ladran por muchas razones. Algunas razas de caza, como el Basset Hound y los Terrier, ladran para avisar del comienzo de la caza, y otras razas como el Husky, el Alaskan Malamute y el Samoyedo aúllan, para estimular y dirigir a la manada, por lo que al ser un comportamiento heredado es muy díficil de eliminar. Entonces desde ya, a la hora de elegir una raza, ten en cuenta estas consideraciones.

Otros perros ladran por miedo o por ser muy territoriales. Si, por ejemplo, tienes un perro en el jardín todo el día, donde está expuesto a muchos ruidos, gente que pasa, etc., tu perro va ladrar sí o sí, porque primero: tiene que velar por su territorio, y segundo: puede estar ansioso al tener tanto ruido constante alrededor, o bien, aburrido de estar allí solo, viendo pasar a gente libremente (o a otro perro, que es peor).  El mismo ejemplo se aplica a perros que pasan mucho tiempo en el balcón o terraza de la casa.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Entonces, para solucionar el problema del ladrido excesivo, debes tener en cuenta cual puede ser la causa para educar a un cachorro a aminorar la frecuencia el ladrido:

  • La soledad: es la causa principal de ladrido excesivo. Si dejas a tu perro mucho tiempo solo, aún sabiendo que es un animal tremendamente social, si se siente inseguro solo en casa, va a ladrar constantemente expresando su soledad y tristeza. Repito mucho esto, pero por favor, revisa el artículo de los juguetes, porque es muy importante evitar que tu perro se aburra y evitar el ladrido. A la hora de escoger un perro, no te guíes por la estética, sino porque sea una raza tranquila, si no puedes evitar que el perro tenga que quedarse solo.
  • El miedo: si tu perro está expuesto a numerosos estímulos externos, que oiga mucha gente hablar, ruidos de la calle, etc. y eso le produzca agitación, ten preparado para él una caja de cartón donde pueda refugiarse  y sentirse protegido.
  • La socialización: un perro bien socializado no tiene por qué ser un ladrador compulsivo. Asegúrate de que viva dentro de casa con la familia y se relacione diariamente con otros perros y personas.

Una vez, que tengas localizada la causa del ladrido excesivo, edúcale a reducir ese ladrido. Claves:

  1. Cuando ladre por miedo, excitación, etc. nunca lo acaricies ni hagas ningún gesto que él pueda interpretar como un refuerzo o premio por esa conducta.
  2. Bien al contrario, cuando ladre y quieras evitar ese ladrido, la acción inmediata al ladrido debe ser un estímulo desagradable: un tono de voz de rechazo: NO!!, rociar con agua, … siempre un estímulo negativo que él lo asocie con algo negativo (nunca el castigo).
  3. A la mínima ocasión en la que notes que tu perro no ha ladrado en una situación en la que normalmente sí lo hacía, prémiale: alabanzas, caricias, comida…

Y para ti, mucha paciencia, pero el esfuerzo siempre es recompensa. Educar a un cachorro es fácil si tienes las herramientas.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”