educar a un cachorro

Educar a un cachorro hacia el respeto a su propietario es de las mejores acciones que podemos enseñar a un cachorro. Cuando adquieres un cachorro, éste debe aprender desde el primer día cuál será su rol en la familia, o lo que es lo mismo, cuál será su papel dentro de la manada. Los perros funcionan dentro de una sociedad muy jerarquizada, de ahí la importancia de que tú, como propietario, asumas el papel de líder, pero ¿sabes cómo conseguirlo? Mediante el respeto.

Educar a un cachorro en el respeto se consigue de varias maneras, pero hay dos puntos que nunca debes olvidar:

  • Nunca le pases por alto una mala conducta: su madre no lo haría. Si tu cachorro ha hecho algo malo (subirse a un mueble, romperte una revista, etc.) no le disculpes porque es muy pequeño, o porque te ha hecho mucha gracia. Regáñale con un NO o con un SHHHH para que no vuelva a hacerlo.
  • Nunca le pegues o utilices la fuerza física. Los malos tratos no tienen cabida, ni el mundo humano ni en el mundo animal. Los perros tienen sentimientos y saben cuándo están sufriendo malos tratos. Lo único que conseguirás pegando a tu cachorro es infundirle miedo y que de adulto sea un perro muy temeroso o agresivo.
  • No permitas que asuma el rol del liderazgo. Ese rol supone una responsabilidad para quien lo asume: la responsabilidad de proteger y cuidar a su familia, tener ciertos privilegios (mejor presa, mejor sitio para dormir, etc.). Como le des ciertos privilegios asumirá el rol de liderazgo y no podrás quejarte en un futuro si obras mal en un presente.

El respeto se consigue a través de normas, límites y disciplina. Educar a un cachorro con disciplina supone que haya unas reglas de convivencia que el cachorro debe cumplir, y que cada vez que las cumpla el líder (tú) se lo reconozca mediante recompensas (comida, elogios, caricias) o, por el lado contrario, si no cumple las normas, el líder lo regañe con un NO o con un SHHH mostrando su completa desaprobación o desacuerdo.

Tan sencillo como eso. El cachorro aprende relacionando comportamientos buenos con respuestas positivas por parte de su líder y comportamientos malos con respuestas negativas de su líder. Es por eso, que es fundamental que como propietario estés muy encima en la educación del cachorro, porque si pasas por alto muchas conductas, tanto buenas como malas, el cachorro impondrá sus reglas, y te verás agobiado sin saber por qué tu cachorro no aprende a portarse bien.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito.
Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Para conseguir tu respeto, debes marcarle por qué tú eres el líder con las siguientes acciones:

  • El líder duerme solo en su cama, nunca lo comparte con su manada, por tanto, nunca debes dejar subir ni a tu cama, ni al sofá, ni tenerlo siempre en tu regazo, etc.
  • El líder siempre come antes que el resto de la manada, por tanto, intenta darle de comer a tu cachorro siempre después de haberlo hecho tú.
  • El líder siempre va delante, por tanto, intenta salir primero por las puertas y en los paseos siempre controla tú dónde ir. En este sentido, el perro debe acompañarte siempre al lado, nunca tirar de ti.
  • El líder siempre gana en los juegos, por tanto, cuando juguéis juntos tú controlas el juego y decides cuándo se acaba.

Parte de la disciplina y el respeto se gana con unos sencillos trucos de obediencia básica, que deberías diariamente ir entrenando en sesiones de no más de 5 minutos al día. Con trucos de obediencia básica me refiero a enseñarle órdenes tan sencillas como siéntate, dame la pata, quieto, ven aquí, etc.

Estos pasos tan sencillos pueden convertir a tu cachorro en un perro feliz y equilibrado. No quiero que pienses que educar a un cachorro es someterle a tu superioridad, no. En nuestra jerarquía social no funcionamos así, pero en su jerarquía social sí, y no podemos ir en contra de su naturaleza. Es cuando vamos en contra de su naturaleza, cuando los perros presentan problemas de conducta.

Sandra Ferrer.
Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”