El cachorro con problema de gases


cachorroLa primera vez que un propietario descubre que el cachorro también sufre gases como los seres humanos, causa hasta gracia, pero cuando este problema se vuelve crónico, ya no resulta tan gracioso, y no solo porque quienes sufren el mal olor de estos gases seamos nosotros, sino y sobretodo, porque el cachorro que tiene gases tiene una mala digestión, y generalmente esta mala digestión va acompañada de dolor abdominal.

Los gases no son más que burbujas de aire que se forman en el abdomen como consecuencia de una aerofagia inconsciente, es decir, a tragar aire mientras se come.

Esto ocurre mayoritariamente en razas de perros braquicéfalos (de hocico corto) como, por ejemplo, el Carlino o Pug, el Bóxer, el Pequinés, el Bulldog Francés e Inglés, etc.

Dado que su hocico no les permite respirar bien, es inevitable para este tipo de razas tragar aire mientras comen, aunque este problema tampoco es exclusivo de estas razas. Hay cachorros que son muy ansiosos a la hora de comer, y comen como si fuera llevaran días sin hacerlo, de modo que en ese intervalo de tiempo (muy corto) tragan mucho aire, provocando molestos y mal olientes gases. Suelen ser cachorros que tienen que compartir comida con otros perros y apuran su tiempo para evitar que algún compañero le robe la comida.

¿Cómo puedes mejorar este problema si tienes un cachorro con problemas de gases?

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito.
Haz Click Aquí y Descarga AHORA

  • En las razas braquicéfalas es recomendable dejar su comida en una bandeja grande o en el suelo y no en un cuenco. Al expandirse la comida les llevará más tiempo el poderla ingerir, de modo que se controlará mejor la ingesta de aire.
  • La actividad física es muy recomendable para evitar gases. No debe por qué ser una actividad intensa. Aprovecha que sacas a tu cachorro a hacer sus necesidades para pasearlo durante 15 minutos, de esta forma, darás movimiento a los intestinos y ayudarás a que las burbujas de aire vayan desintegrándose.
  • Si el problema de tu cachorro es que tiene que compartir comida, intenta dar de comer a todos en diferentes zonas, evitando así que el cachorro tenga que darse prisa por comer para evitar que le roben su comida.
  • Consulta con tu veterinario este problema: hay productos compuestos de carbón activo que se aplica a la comida y que evita la formación de gases en su abdomen.
  • Cuidado con las etapas de estrés: los cachorros más estresados tienden más a desarrollar gases.
Con estos consejos podrás prevenir mejor los gases en tu cachorro. Recuerda no reñirle, quien más los sufre es él.

Sandra Ferrer.
Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja un comentario