A medida que pasa el tiempo, hay más adeptos al veganismo o al vegetarianismo. Y entre estos adeptos, hay propietarios que obligan a sus perros a ser vegetarianos o veganos también. Pero esta radical decisión, ¿es acertada?

Hay varias razones que llevan a una persona a ser vegetariana, pero la principal razón que lleva a este cambio de hábito es por moralidad (no comer animales), sin embargo, no se puede llegar a entender por qué traspasan ese hábito a sus perros cuando éstos no entienden de moralidad y les obligan a prescindir de unas proteínas esenciales para su salud.

perros vegetarianos

@enya.sydney

Quiero destacar, antes de nada, que las deficiencias y desequilibrios nutricionales que se originan por una alimentación vegetariana o vegana en el perro causan, sin ninguna duda, unas condiciones veterinarias graves y a veces irreversibles a largo plazo. Por tanto, ¡cuidado con plantearte la idea!

La razón es muy sencilla. Los perros necesitan 22 aminoácidos esenciales para cubrir todas sus exigencias metabólicas y energéticas, pero su cuerpo sólo produce 12 aminoácidos. ¿Cómo consigue los 10 restantes? De los alimentos que consumen. El sistema digestivo del perro es corto y simple, de ahí que produzca pequeñas cantidades de aminoácidos y el resto lo tenga que obtener de lo que come.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Y es en este punto donde entran las proteínas animales. Tu perro necesita cubrir las exigencias nutricionales ingiriendo proteína animal que puede conseguir con la ingesta de diferentes fuentes de este tipo de proteína: carne de pollo, de pavo, de ternera, de cerdo, de salmón, de huevo, etc. Evidentemente, si nosotros somos vegetarianos y obligamos a nuestro perro que también lo sea, le estamos privando de estos aminoácidos esenciales que tienen una función importantísima en la salud de tu perro.

Los aminoácidos esenciales de la proteína animal de alta calidad ayudan al desarrollo celular, al de los órganos y al de los músculos, así como de mantenerlos sanos.

No debemos olvidar que las personas y los perros funcionamos diferente. Nuestro error siempre es humanizar al animal, y en este caso, queremos asemejar el funcionamiento del cuerpo del perro con el nuestro y ahí radica el error. Las deficiencias nutricionales le pueden pasar factura a largo plazo: insuficiencia cardíaca, diabetes, problemas musculares y esqueléticos, etc.

La prioridad en nuestros peludos está en su salud y no en la moralidad. Si eres un propietario vegetariano o vegano, no fuerces a tu perro a que también lo sea porque su salud dependerá estrictamente de ti.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!