Los parques para perros están de moda, y afortunadamente, cada vez proliferan más en las ciudades. ¡Anda que no nos emocionamos los propietarios cuando escuchamos hablar de la apertura de un nuevo parque en la ciudad! Un parque para perros podría pensarse que es el lugar perfecto para cualquier perro, pero ojo, porque aunque pueda parecer un sitio de entretenimiento y diversión, puede convertirse también en una pesadilla si no se tienen en cuenta una serie de puntos.

parques para perros

@run_love_dog

No todos los perros son adecuados para un parque canino:

  • Los cachorros menores de 3 meses no deberían entrar en un parque canino. Un parque canino es un nido de bacterias que para un perro adulto no puede afectar si tiene en regla todo su calendario de vacunas, pero para un cachorro en periodo de vacunación puede costarle la vida si se contagiara de alguna enfermedad.
  • Los perros antisociales. Un perro antisocial que no se socializó en la etapa de socialización (2-4 meses) no es un buen candidato para disfrutar de estas maravillosas instalaciones. Se supone que un perro tiene que pasárselo bien, sin embargo, si es un perro antisocial puede arruinar el día a los perros sociables. Ya sea por miedo o por ansiedad, puede reaccionar de la peor forma: mordiendo.
  • Los perros agresivos. Como en el anterior caso, no lleves a tu perro al parque si es agresivo. Ni siquiera con bozal. Un perro con antecedentes de haber mordido a otros perros o personas debería acudir a otras alternativas para divertirse.
  • Las perras en celo. ¿Sabes la que se puede liar en un parque con tanto perro y una sola perra en celo? Si tu perra no está esterilizada olvídate de llevarla al parque, porque puede armarse una pelea de machos solo por querer cumplir con la llamada de la naturaleza (por no hablar del agobio de la pobre perra)

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Los parques caninos no son para niños:

Hay propietarios que acuden a los parques caninos con sus hijos, y éstos aprovechan las instalaciones para jugar, sin embargo, es evidente que las condiciones higiénico-sanitarias no son las de un parque para niños, por lo que se vería en serio peligro de contagiarse de algún parásito.

Aparte de todo esto, los niños son víctimas de muchos perros que desde siempre han sido buenos y de un día para otro responden mal ante un niño. Esto se da mucho dado que el juego del niño suele ser muy brusco, le gusta correr, y esto provocaría que perros con un fuerte instinto de caza se lanzaran sobre él con las desagradables consecuencias.

¿Es tu perro un candidato para un parque canino?

Si tu perro ha sido correctamente socializado, no tiene problemas en interactuar y conocer nuevos perros, y además tiene una buena base educativa, es decir, que responde bien a tus órdenes de obediencia, sobretodo el “ven aquí”, “stop”, “no”, “siéntate”, “quieto”, etc. es el perro perfecto para este tipo de parques.

De todas formas, siempre mantén bajo vigilancia a tu perro, porque que tu perro se porte bien, no significa que otros los hagan en un momento dado. Lo digo porque sé de algunos propietarios que dejan a sus perros en los parques caninos mientras vana hacer algún recado. ¡Jamás debes dejar a tu perro solo en un parque!

Lo más importante es que el parque canino sea una experiencia segura y divertida tanto para propietarios como para perros. Éstos son algunas pautas a tener en cuenta:

  • Antes de ir al parque, haz un mínimo de ejercicio físico con tu perro. No es aconsejable que tu perro vaya muy ansioso al parque, porque si llega con mucha energía se puede poner muy pesado con otros perros a la hora de jugar y desatar una pelea. Un paseo de unos 15 minutos antes de entrar al parque es ideal para equilibrar su estado de ánimo.
  • No lleves nunca ningún juguete al parque. Deja que tu perro se relacione e interactúe con otros perros. Si es un perro muy posesivo con sus cosas, puede que no le haga gracia que otro perro vaya a por su pelota y se desate una lucha por el poder. Para evitar esto, los juguetes en otro sitio, en el parque hay que disfrutar de sus iguales.
  • No te distraigas jugando al móvil o a la tablet mientras estás dentro del parque. La vigilancia constante de tu perro es fundamental para garantizar que todo va sobre ruedas. Por mucho que te fíes de que tu perro es un buenazo, no conoces cómo son el resto.
  • En muchos parques caninos hay a su disposición lo que serían “columpios”, recursos de agility con los que disfrutar y reforzar trucos de obediencia básica. Aprovecha estos recursos para esto.
  • No lleves comida. Nunca. Porque vas a alterar el buen rollo que reina en el parque. Si los perros en vez de disfrutar de sus juegos e interacciones se enfocan en ti y en lo que estás comiendo… De igual manera si llevas snacks para tu perro. Si quieres reforzar alguna conducta hazlo con elogios y caricias.
  • Recoge absolutamente todas las deposiciones de tu perro. Es fundamental para mantenerlo limpio. Si no te gusta ver las deposiciones de otros perros, a los otros dueños no les gusta ver las de tu perro.

Los parques para perros son una gran oportunidad para propietarios y perros, sin embargo, está en la mano de los propietarios que no se rompa el equilibrio que reina en su interior. Sigue estas pautas y sigue las normas que rezan en todos los carteles en la entrada de cualquier parque canino y disfruta de momentos maravillosos con tu peludo.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!