Lo sé. Sé que no hay una cosa que nos dé más repugnancia a los propietarios de perros que ver cómo un cachorro es capaz de comerse sus heces, o lo que es peor, las heces de otros animales o personas. De esta repugnancia se deriva que haya tantos propietarios preocupados por solucionar este problema, […]