soplar a un perro en la cara

Por qué nunca debes soplar a un perro a la cara

Por alguna razón nos parece gracioso a la mayoría de personas soplar a un perro a la cara, y créeme, lo odian, pero no porque no les haga gracia, si no porque hay razones de peso para que nunca lo vuelvas a hacer.

Independientemente de esto, ¿a ti te gusta que te soplen a la cara? Creo que me vas a responder que no, pero a esto hay que sumarle razones por las que a un perro le molesta mucho más.

soplar a un perro a la cara

Soplar a un perro a la cara

Si bien, soplar a un perro a la cara es algo que prácticamente todos hemos hecho alguna vez porque nos hace gracia la reacción del animal (aunque algunas veces esas reacciones han acabado en un mordisco por parte del perro), debemos dejar de hacerlo desde ya y estas son las razones:

  • El aire que reciben irrita su nariz, ojos y orejas. ¿No te lo crees? Los perros tienen estos órganos mucho más sensibles que los nuestros.
  • En la nariz tienen multitud de células hipersensibles encargadas de recibir olores. Estos olores viajan a través de la humedad de su trufa, si soplamos, el aire que le echamos puede secar e incluso irritar la nariz, lo que provoca que pierda parte de información de su entorno. Y eso, le irrita muchísimo.
  • Otro órgano muy sensible son los ojos. Tan sensibles como los nuestros. ¿A que molesta cuando nos soplan en los ojos? Pues la misma molestia causa en nuestros peludos. A nadie le gusta tener los ojos secos, a la mínima, ya andamos detrás de suero fisiológico para humedecerlos.
  • Por último, las orejas son un órgano mucho más sensible que el nuestro y esto es debido a que ellos oyen mucho más que nosotros. Si soplamos a sus oídos, el sonido que les llega es atronador y muy molesto.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Como ves, un juego que a nosotros nos puede causar cierta gracia, a nuestros perros les altera de forma notable y no le faltan razones. No nos extrañemos pues, que el perro reaccione, en algunas ocasiones, incluso de forma violenta fruto de la ansiedad y estrés que le produce el aire.

Si a nosotros no nos gustan estos tipos de juegos, evitemos jugar con ellos aunque su reacción nos haga reír.  El juego es divertido si lo es para ambos, de lo contrario, se convierte en una falta de respeto.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!
  • 330
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    333
    Shares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.