Síndrome de Cushing en perros

Tener a un perro en casa significa una gran responsabilidad para los adoptantes quienes deben estar atentos a su cuidado.

Los perros a lo largo de su vida pueden presentar algunas enfermedades y una de ellas puede ser el Síndrome de Cushing.

Esta afección fue descubierta y estudiada por Harvey Williams Cushing, en el año 1932, a quien se le debe su nombre.

El Síndrome de Cushing es una enfermedad que, si no es tratada a tiempo, podría tener un impacto considerable en la vida de un perro, dadas las graves complicaciones que puede desarrollar.

En este sentido, los adoptantes deben siempre estar alerta para actuar en caso de que el perro manifieste algún síntoma extraño y así evitar la posible aparición de la enfermedad u otras dolencias.

¿Qué es el Síndrome de Cushing en perros?

La enfermedad de Cushing o también llamada Síndrome de Cushing, es una afección producida en el sistema endocrino.

Generalmente la enfermedad puede presentarse en perros que están entre mediana y avanzada edad.

Esta enfermedad se puede producir aproximadamente a los 6 años de edad del perro, sin embargo, lo más común es que aparezca en perros que tienen 10 años de vida o más.

El síndrome de Cushing aparece dentro del cuerpo del perro por una hormona llamada cortisol.

El cortisol, a pesar de que puede proporcionar algunos beneficios al cuerpo, es capaz de hacer que el sistema inmunológico se debilite en exceso.

El cortisol se conoce como un esteroide natural que produce el cuerpo, el cual es capaz de ayudar al cuerpo en los momentos de estrés, al igual que es posible que regule el peso para adecuarse al cuerpo.

También puede estructurar los tejidos y las condiciones que posee la piel, además de otros indicadores sanos del cuerpo del perro.

Nota: Un gran número de animales pueden verse afectados por este síndrome.

Los perros, gatos y caballos e incluso los seres humanos, podrían sufrir de la enfermedad de Cushing. No obstante, es más común en los perros.

Causas del aumento de cortisol en perros

Existen diversas circunstancias que pueden causar el aumento del cortisol en el sistema de los perros: la segregación de la glándula pituitaria y el mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

Segregación de la glándula pituitaria

Cuando la segregación de esta glándula se incrementa, es muy normal ver un gran aumento de la hormona corticotropina.

Asimismo, cuando la hipófisis tiene un mal funcionamiento, es posible que esto conlleve al Síndrome de Cushing en perros.

La hipófisis está en el cerebro, específicamente en la base del cráneo y se le conoce por ser una glándula endocrina que puede segregar hormonas que se encargan de la estabilidad en el organismo de un perro.

Esta es la encargada de estimular las diferentes glándulas suprarrenales que segregan el corticosteroides.

Cuando la hipófisis tiene un mal funcionamiento, es posible que esto conlleve al Síndrome de Cushing en perros.

Mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales

Las glándulas suprarrenales son pequeñas glándulas que se hayan alojadas en la zona superior de los riñones.

Estas hormonas son las más imprescindibles para un perro dentro de su organismo.

Los trastornos de estas glándulas pueden llegar a generar que se produzca demasiado cortisol y esto causará el síndrome de Cushing en los perros.

Nota: Recordemos que el cortisol es el encargado de responder ante situaciones de estrés además de ofrecer unas grandes ventajas y funciones para el perro.

Dentro de las funciones especiales que puede tener el cortisol, se encuentra la relación entre el metabolismo y la glucosa, regular la presión sanguínea y mantener un correcto funcionamiento del sistema inmune del perro, entre otros.

Por qué aparece el síndrome de Cushing en perros: causas

Como habíamos mencionado con anterioridad, esta enfermedad se caracteriza por aparecer en su gran mayoría en perros.

La principal causa de la aparición del síndrome de Cushing en los perros es la sobreproducción crónica que se genera a través del cortisol.

Esto puede presentarse alrededor de semanas e incluso meses, sin tener algún cambio visible en el perro.

Aunque el cortisol fluctúa de manera frecuente dentro de la sangre de los perros, cuando se produce un incremento de esta hormona en el sistema del animal, se presentan una serie de cambios notorios y que deben de atenderse con un médico veterinario lo más pronto posible.

Podría decirse que, alrededor del 80% de los perros que sufren del síndrome de Cushing, tienen un tumor benigno en su glándula pituitaria.

Al tener células tumorales dentro de su sistema, existe la gran posibilidad de que la hormona ACTH aumente y estimule a las glándulas suprarrenales para crear una producción excesiva del cortisol en su cuerpo.

Importante: El cortisol en cantidades excesivas puede generar efectos perjudiciales para los perros, esto puede afectar considerablemente muchos órganos principales, y además su metabolismo.

síndrome de cushing en perros

Síntomas del Síndrome de Cushing en perros

Cuando un perro tiene la enfermedad de Cushing es importante saber reconocer a tiempo los síntomas que esta enfermedad manifiesta.

Lo importante es detectarlos pronto y así poder acudir al veterinario para que se haga un diagnóstico acertado rápidamente.

La enfermedad de Cushing presenta los siguientes síntomas en los perros:

  • Letargo, también conocido como disminución de energía.
  • Pérdida de pelaje.
  • Hinchazón de estómago.
  • Presencia de enfermedades de la piel.
  • Cambios en el comportamiento del perro.
  • Aumento considerable en el apetito.
  • Micción constante.
  • Beber abundante agua.

Diferenciar estos síntomas en el perro puede ser sumamente fácil de hacer debido a que la gran mayoría de estos están visibles, no obstante, nunca se debe auto medicar al perro.

Nota: Es importante recalcar que, mucho de los síntomas parecen o están comúnmente asociados al envejecimiento del perro, sin embargo, podría tratarse del síndrome de Cushing.

Ante la presencia de algún síntoma, lo más responsable es llevarlo al médico veterinario de inmediato.

Diagnóstico de la enfermedad

Para poder diagnosticar este tipo de enfermedad es necesario realizar las pruebas necesarias que solo un médico veterinario puede llevar a cabo.

Una de las maneras de diagnosticarla es haciendo una prueba que mide los niveles de cortisol en la saliva del perro.

Para poder realizar la prueba, es necesario que el veterinario tome una pequeña muestra de saliva del perro en un recipiente pequeño, esto se envía a un laboratorio para su adecuado análisis.

Si el perro tiene exceso de cortisol, lo más seguro es que tenga la enfermedad. Sin embargo, el médico veterinario será el encargado de afirmarlo o no.

Tratamiento del Síndrome de Cushing en perros

El síndrome de Cushing es una enfermedad que, para lograr ofrecer un tratamiento exitoso, se necesita conocer exactamente cuál es la causa que hace que el perro la padezca.

Cuando se trata del Cushing exógeno se trata de lo externo de un perro.

Por lo general, esto se debe a que el animal puede estar tomando algún medicamento que le provoque un aumento del cortisol.

Por lo tanto, una vez es suspendida la medicación por parte del veterinario, el perro podrá estar como nuevo en poco tiempo.

La afección desaparecerá de su sistema y se empezará a reducir de manera gradual los síntomas.

El síndrome de Cushing endógeno se trata de todo lo opuesto. Cuando se habla de la parte interna del perro nos referimos a un tumor que puede estar formándose en su interior, y para solucionar el problema, es necesario realizar una extirpación.

Con la cirugía, pueden obtenerse resultados realmente completos y eficaces, pero luego de haberla realizado, es necesario que el perro tenga un riguroso tratamiento para eliminar por completo el aumento de cortisol de su sistema.

Nota: En algunos casos, el especialista practicará sesiones de radioterapia para poder destruir lo restante del tumor.

Existen situaciones donde será necesario extirpar las glándulas suprarrenales del perro para poder controlar el síndrome de Cushing.

Alimentación indicada para perros con la enfermedad de Cushing

Una vez que la presencia de la enfermedad de Cushing está confirmada en el perro, es importante no solo la medicación, sino también una correcta alimentación.

Por lo tanto, se recomienda aumentar la ingesta de proteínas que sean muy digestibles.

Las proteínas tienen grandes funciones en el organismo del perro.

Modificar la alimentación del perro será vital para mejorar su salud y que tenga una buena calidad de vida.

Es muy importante saber que, si el perro tiene el Síndrome de Cushing, puede ser propenso a algunas enfermedades, y para evitarlas, la alimentación será de gran ayuda.

Algunas enfermedades, son:

  • Infecciones urinarias.
  • Diabetes.
  • Pancreatitis.
  • Presión sanguínea alta.
  • Presentar cálculos en su vejiga.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva (el corazón no bombea correctamente la sangre), entre otros.

Cuando un perro presenta la enfermedad se debe evitar alimentos altos en:

  • Grasa.
  • Sodio.
  • Fibras y purinas.

La presencia de esos elementos en su comida puede agravar los síntomas que manifiesta la enfermedad de Cushing.

Por ese motivo, el cambio en su alimentación será muy importante para cuidar al perro correctamente.

De igual manera, es importante eliminar de su dieta algún tipo de suplemento que contenga calcio.

Esto se debe a que los perros con la enfermedad de Cushing son
propensos a tener cálculos renales.

síndrome de cushing en perros

Razas de perros propensas al síndrome

Como mencionamos con anterioridad, esta enfermedad puede afectar a cualquier perro que tenga edad media o avanzada, normalmente entre los 11 años en adelante.

Asimismo, no existe una distinción de raza o sexo. Cualquier perro la puede tener.

Para que un perro sufra de síndrome de Cushing, lo más habitual es que este posea más de la edad mencionada, o que se le esté suministrado algún tipo de medicación que pueda provocar un incremento de cortisol en su sistema.

Debido a que no existe raza concreta que pueda sufrir de la enfermedad por su genética, el hiperadrenocorticismo adrenal suele ser un poco más frecuente en las razas grandes y en las hembras.

Aunque en algunas ocasiones se podría decir que el Síndrome de Cushing endógeno se inclina más hacia la edad y el sexo del perro.

No obstante, algunas razas son más propensas a sufrir la enfermedad que otras.

Algunas razas, son:

  • Caniche.
  • Teckel.
  • Boston terrier.
  • Bobtail.
  • Maltés.
  • Beagle.
  • Pastor alemán.
  • Bóxer.

¿Cómo puedes reconocer el Síndrome de Cushing en un perro?

Por lo general, una de las señales más importantes a tomar en cuenta cuando se tiene un perro en casa, es que este podría comenzar a ingerir más agua de lo normal.

Esto provoca un incremento en la necesidad del animal por orinar con mayor frecuencia.

Casi siempre que las personas acuden a las clínicas veterinarias dan un pre diagnóstico de los síntomas que tiene el perro, y el más común de los síntomas es que el perro orina mucho y bebe mucha más agua.

Cuando la enfermedad se agrava en el perro, es muy normal comenzar a notar que pierde peso, su estado general y físico comienza a ser más débil y por ende el ánimo disminuye considerablemente.

Estos signos comúnmente aparecen de forma lenta en el cuerpo del perro y puede ser difícil asociarlos a la enfermedad del Cushing.

Recordemos que, por lo general, se le atribuyen estos cambios repentinos a su avanzada edad.

Si se tiene un perro en casa y comienza a desarrollar algunos de estos síntomas o cambios repentinos de humor, se debe de acudir inmediatamente al veterinario; porque este problema puede tener un gran impacto en su salud.

Estamos ante un síndrome que si se estudia con detenimiento para poder descubrir la causa se podrá llegar a un tratamiento específico que podrá otorgarle más y una mejor vida a los perros.

Mientras tanto, el adoptante debe estar atento a su cuidado con mucho amor y responsabilidad.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.