La intoxicación por agua es un peligro para nuestro perro poco conocido, aún así, es de gran valor tener la información para evitar males mayores.

La intoxicación por agua ocurre cuando los perros beben demasiada agua demasiado rápido. Este problema también afecta a los humanos, sobretodo en deportistas, con la diferencia de que los humanos sabemos cuándo parar de beber, mientras que los perros pueden estar bebiendo sin parar grandes cantidades de agua, incluso de forma accidental, por ejemplo, cuando se bañan en el mar o piscina, cuando juegan con la manguera, etc.

intoxicación por agua en perros

@agoldenandlab

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Es fundamental conocer este problema para mantener bajo vigilancia a nuestro perro, porque una intoxicación de agua grave puede inducir al coma al animal e incluso provocarle la muerte.

¿En qué consiste la intoxicación por agua?

Cuando cualquier mamífero ingiere demasiada cantidad de agua, sufre una alteración de electrolitos en su cuerpo. ¿Por qué? Porque se rompe el equilibrio de sodio y cloruro en las células. Cuando el cuerpo se inunda con agua, las células pueden comenzar a hincharse, y cuando las células del sistema nervioso central (el cerebro) comienzan a hincharse, las consecuencias son potencialmente mortales.

Aunque como he dicho, la intoxicación de agua es relativamente rara, nunca está de más saber que existe, pudiendo evitar a sí que nuestro peludo forme parte del pequeño porcentaje de incidentes.

Si bien puede ocurrir en cualquier perro, las razas más pequeñas son más propensas debido al tamaño de sus cuerpecitos.

Lo fundamental aquí es conocer los síntomas de la intoxicación de agua para poder comentarlo al veterinario, ya que en muchas ocasiones, los mismos veterinarios pueden pasar por alto que esos síntomas sean causados por una intoxicación de agua y confundirlos con otros diagnósticos.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación por agua?

  • Vómitos de agua acompañados de babeo excesivo.
  • Ojos vidriosos.
  • Micción excesiva.
  • Letargo.
  • Convulsiones.
  • Coma.
  • Muerte.

Si observas que tu perro ha bebido demasiada agua, ya sea conscientemente o accidentalmente (nadando, jugando con la manguera, etc.) y empieza a manifestar estos síntomas, acude urgentemente al veterinario y comunícale que posiblemente se deba a una intoxicación por agua.

Algunos perros se recuperan solos de la intoxicación a través de la micción: si orina en exceso y va liberando el agua adicional que se encuentra en su cuerpo permitirá que los niveles de electrolitos se normalicen y de nuevo se equilibren, y lo notaremos observando a nuestro perro tan normal como de costumbre.

En caso contrario, ya sabes que el tiempo corre en tu contra.

Vigila a tu perro tras una sesión de ejercicio intenso, sobretodo en verano, y sobretodo si ha estado nadando o jugando con agua, parando el juego si hace falta o evitando que beba más de la cuenta. Como todo en esta vida, todo en pequeñas dosis.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!