La pancreatitis en perros es la inflamación severa del páncreas del perro y es una enfermedad que, desafortunadamente, cada vez es más común y mucha parte de culpa la tenemos nosotros, los humanos. Pero, ¿por qué?

pancreatitis en perros

Pancreatitis en perros

El páncreas es un órgano vital y tiene una función imprescindible en perros y humanos: es el responsable de segregar enzimas que ayuden al proceso de digestión de los alimentos ayudando así a asimilar los nutrientes de cada alimento, de crear insulina y de transportar ciertas hormonas al torrente sanguíneo.

La pancreatitis en perros de produce cuando hay una inflamación aguda en este órgano y se produce mayoritariamente por el tipo de alimentos que consume un perro, por eso, he comentado con anterioridad que la mayoría de veces la causa de la pancreatitis la tenemos nosotros.

La alimentación de un perro no es igual que la alimentación para un ser humano, sin embargo, hay muchos adoptantes que siguen dando de comer sobras a sus animales, preparan comida casera teniendo total desconocimiento de los alimentos que dañan o no la salud del perro o compran pienso de muy mala calidad. Hay alimentos como los cereales, tan presentes en piensos de mala calidad, que obligan al páncreas del perro a hacer un sobreesfuerzo para metabolizar los enzimas de esos cereales. A la larga, la pancreatitis aparece tras tan mal trato a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son los síntomas de pancreatitis en perros?

  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolor abdominal.
  • Diarreas.
  • Letargo.

¿Qué podemos hacer para evitar una pancreatitis en el perro?

  • Adquiere alimento de alta calidad para tu perro, libre de conservantes y colorantes, y libre de cereales.
  • Ten mucho cuidado con los alimentos que le das de forma aleatoria. La uva, el aguacate o el chocolate son muy peligrosos para su salud. Consulta los alimentos prohibidos para perros.
  • Ojo con los condimentos: nada de sal ni de azúcar.
  • Cuida las digestiones. Esto es: tras cada comida del perro, respeta un espacio de descanso, no promuevas que realice un sobreesfuerzo físico durante la digestión de su comida.

Si has estado errando en la forma de alimentar a tu perro, aún estás a tiempo de cambiar su dieta alimenticia. La pancreatitis es una enfermedad grave que puede inducir incluso a la muerte del perro. Si tu perro está sufriendo ya de esta enfermedad, no dudes en seguir al pie de la letra las indicaciones de tu veterinario. Según lo dañado que esté el páncreas puede recuperarse o puede mantenerse. Lo vital aquí es no empeorar la situación procurándole una mejor calidad de vida a nuestro peludo.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”