cómo educar a un perro
@chef_the_bulldog

10 pasos esenciales para educar a un perro

Muchas de las personas que me escriben me hacen consultas concretas, sin embargo, hay muchos cuya consulta es la siguiente: ¿cómo puedo educar a mi perro? Y yo siempre les contesto que es prácticamente imposible explicarle en un solo email cómo deben hacerlo, ¡necesité un libro de educación canina para explicarlo! Sin embargo, hoy me he propuesto explicarlo por pinceladas en 10 sencillos pasos.

cómo educar a un perro
@chef_the_bulldog

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

    1. Hay que empezar educando desde el primer día. En cuanto el perro cruce por la puerta de su nueva casa ya debe aprender varias cosas: en qué sitios puede estar y en cuáles no, cuáles son sus cosas, etc. porque desde el momento en que nació su madre ha sido la responsable de educarle, y ahora es tu responsabilidad seguir con esta tarea. Para ello es fundamental tener recompensas en forma de comida, que son las que mejor funcionan a la hora de integrar conocimiento. Gracias a las golosinas (trocitos de jamón york, chuches para perros, etc.) tu perro irá aprendiendo no solo trucos sino aprendizajes sobre lo que debe hacer y lo que no debe hacer. Y, ¿cómo enseñar? Siempre desde el refuerzo positivo, es decir, reforzando las conductas que queremos que se repitan y regañando las que no queremos que se repitan. Nunca, absolutamente nunca, utilizar el castigo físico o la violencia para educar.
    2. Se necesitan herramientas educativas. Si no tenemos herramientas educativas que nos guíen a la hora de educar a un perro, vamos a tender a humanizar al animal y eso es lo último que debemos hacer. Humanizar significa utilizar la psicología humana para educar al perro, y siendo una especie totalmente distinta a nosotros, lo único que conseguiremos es desestabilizarlo emocionalmente y no conseguir grandes resultados, haciendo que el perro pierda su esencia. ¿Te imaginas que te educaran  a ti utilizando psicología canina? Un desastre, ¿no? Pues ponte en el lugar del perro. Para ello, aprende los conceptos básicos de psicología canina, ya sea mediante clases de adiestramiento, o bien, con libros que te guíen paso a paso.
    3. Debe hacer un consenso familiar. La educación debe ser consensuada por toda la familia, es decir, o todos vamos al blanco o todos vamos al negro, pero lo último que se debe hacer es confundir al perro y que unos miembros de la familia dejen hacer algo que la otra mitad no le dejan hacer. Por eso, consensuar unas normas en casa por parte de todos los miembros de la familia es fundamental para conseguir grandes resultados de éxito.
    4. Las rutinas son aburridas pero necesarias. Igual a nosotros las rutinas nos aburren, sin embargo, los perros son relojes biológicos andantes que dependerán de las rutinas para funcionar de forma correcta. En ese sentido, debemos ser muy estrictos en los horarios de comer, de paseos, de pipís, de cacas, etc. Un desajuste de un día de las rutinas, y el perro se orinará en casa, por poner un ejemplo.
    5. La obediencia básica es fundamental. Podrá sonar a tontería pero no sabes hasta qué punto es beneficioso enseñar a un perro en obediencia básica: siéntate, dame la pata, túmbate, gira, rueda, etc. No solo estimularás su mente para motivarlo a que aprenda mucho más, si no que será mucho más rápido aprendiendo otras cosas (hacer pipí en la zona correcta, no subirse a los sofás, etc.) Tan solo necesitarás 5 minutos diarios para enseñarle trucos. Nada más que 5 minutos al día.
    6. La socialización es una obligación. En este punto fallan muchos propietarios, y no por su culpa, sino porque la etapa de la socialización coincide con la etapa de vacunación y los veterinarios ordenan no sacar a los perros de casa. ¿Qué ocurre entonces? Que el cachorro no pasa por la etapa de socialización de forma correcta y en cuanto cumple los 5 meses es un cachorro antisocial, temeroso o incluso agresivo con otros perros. La etapa de socialización se lleva a cabo entre los 2 y los 4 meses y es fundamental que durante esta etapa esté expuesto a ruidos, sonidos nuevos, olores nuevos pero sobretodo a relaciones con sus iguales y todo tipo de personas. Se puede socializar al cachorro a partir de la primera vacuna, siempre y cuando, se relacione con perros sanos y equilibrados.
    7. El ejercicio físico es vital. Si resulta que cumplimos a rajatabla todos los puntos anteriores pero este punto lo saltamos… de nada sirve lo anterior, y es que estamos hablando de una necesidad fisiológica para el perro tan importante como comer o beber. Que nosotros nos hayamos vuelto sedentarios y que tampoco lo llevemos tan mal no significa que a los perros les siente igual de bien (o mal). El perro que no hace ejercicio diariamente es un perro desquiciado. Y es que todos los problemas de destrozos, ladridos excesivos, mordiscos en objetos, hoyos en el jardín, etc. son fruto de una necesidad de quemar toda esa energía que no se ha quemado haciendo ejercicio, por tanto, una hora de ejercicio al día es ideal para cualquier perro.
    8. No hay varitas mágicas. Que nadie se piense que se educa al perro durante los primeros 2 o 3 meses y la tarea se ha acabado. Un perro se educa durante toda la vida. No hay que rendirse porque vemos que no avance con la rapidez que quisiéramos, pero no hay varitas mágicas ni todos los perros son iguales. Unos aprenden más rápido y otros llevan otro ritmo, pero jamás nos debemos rendir, sino que hay que disfrutar del proceso.
    9. Se educa la especie, no la raza. Esto debe quedar claro porque muchos que me escribís me especificáis la raza del perro. Debe quedar claro que no se educa por raza. Se educa la especie, es decir, el perro como canis lupus familiaris y para ello, como he dicho antes, se debe educar en base a la psicología canina. Después, cada perro tiene su personalidad, pero eso es aparte. Hay perros más cabezones con quienes tendremos que tener más paciencia y necesitar más tiempo para que aprendan, hay perros más enérgicos que necesitarán más actividad física que otros, etc.
    10. Tú no eres el centro del universo. Y, por último, vamos a descartar ese ego tan feo que tenemos los humanos y que a veces nos hace ser tan víctimas. Cambia el chip y no te preguntes “¿Cómo puedo evitar que mi cachorro o perro… ( muerda , salte, mee, etc.)?” sino hazte la siguiente pregunta: “¿Cómo puedo enseñar a mi cachorro a … (no morder depende qué, sentarse para saludar, orinar en el sitio adecuado, etc. )?”

Espero que estos 10 pasos tan básicos te ayuden a ver más claro qué tan enriquecedor y gratificante es el proceso de educar a tu perro. Te recuerdo que él te lo compensará cada día durante el resto de su vida.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!
  • 147
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    147
    Shares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.