educar a un perro ciego

Cómo educar a un perro ciego

¿Es posible educar a un perro ciego? La respuesta es sí.

Un perro con ceguera puede tener una vida normal, siempre y cuando, tenga unos adoptantes que atiendan sus necesidades y adapten el entorno a su discapacidad.

Algo que nos diferencia de los perros, es que nosotros dependemos más de nuestra vista para conectar con el mundo, sin embargo, la vista para el perro no es un sentido prioritario.

Su olfato es su sentido más potente, por eso, facilita el cuidar y educar a un perro que sufre esta discapacidad.

Cómo vivir con un perro ciego

Un número muy reducido de perros nace ciego.

Normalmente, los perros se quedan ciegos a causa de diferentes accidentes o enfermedades, que pueden llevar a la pérdida completa de la visión.

Adaptarse a esta nueva situación provoca miedo e incluso puede provocar agresividad en aquellos perros que sienten una pérdida de control absoluta sobre lo que antes veían.

Ya sea que el perro sea ciego de nacimiento o se quede ciego por diversas circunstancias, debes tener claros varios puntos.

Adapta la casa

Adapta la casa a su ceguera.

Si el perro se ha quedado ciego de repente, evita hacer cambios porque ya sabrá desplazarse por la casa. Al mínimo cambio lo desorientarás.

Aún así y si el perro es totalmente ciego ayúdale con pistas. Por ejemplo, antes de los escalones, coloca una alfombra o felpudo para que él sepa que una vez pise una superficie diferente, es que viene un escalón.

Evita que suba de un salto a sofás, camas, etc. En su lugar puedes conseguir escalones para perros que le ayuden a subir y bajar sin peligro.

Nunca cambies de sitio ni su cama ni su zona de comer.

Cuantos menos cambios realices, más control tendrá sobre su entorno, y más seguro y confiado se sentirá.

Toma toda clase de medidas de seguridad

En caso de que dejes a tu perro solo en casa, es mejor que lo dejes en una habitación, sobre todo, si es una casa con planta baja y primer piso que puede caer por las escaleras.

Tampoco dejes sin supervisión al perro si en tu jardín tienes piscina, ya que podría caerse con un final desgarrador.

Mantén las puertas cerradas, sobre todo, de los baños. Un wc con la tapa abierta puede desembocar en un ahogamiento.

Hazte con barreras para confinarlo en un espacio seguro y fuera de peligros.

Protege al perro ciego de golpes

Que tu perro tenga un buen olfato no le salvará de darse golpes, sobre todo, en el hocico y cabeza.

Para evitar esto, nada mejor que protegerle con un arnés provisto de un halo que al primer toque informará a tu perro de que debe frenar.

Este dispositivo es muy útil y evitará que tu perro se golpee constantemente con todo lo que le rodea

arnés para perros ciegos
Haz clic en la imagen para saber más sobre el arnés con halo para perros ciegos

Es ligero y suave, por lo que no le costará acostumbrarse a él, sobre todo, cuando asimile la utilidad que tiene.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a tu Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Aprende a relacionarte con un perro ciego

La clave más importante es informar a un perro ciego que estás ahí.

Jamás te acerques a un perro ciego en absoluto silencio porque si lo tocas y no sabe que eres tú, puede reaccionar de forma agresiva.

También puedes crearle un cuadro de ansiedad al asustarle.

Siempre intenta que tú y los que convivís en casa tengáis en mente que os debéis acercar al perro con ruido.

Para pasear no está de más que tu perro lleve una bandana donde se pueda leer “Soy ciego“, de forma que las otras personas sepan que no deben acariciarle porque puede reaccionar mordiendo.

Cómo educar a un perro ciego

Puede que creas que no es posible educar a un perro ciego, pero créeme que puedes.

Hazte con snacks que puedas dar como premio al perro para reforzar su conducta y enséñale como lo harías a un perro sin discapacidad visual.

Solo que en vez de hacerle señales, ayúdate con la mano y el sonido para indicarle qué debe hacer.

Por ejemplo, para educar a un perro ciego a acudir a la llamada: no hace falta que te vea. Lo importante es que te escuche, Utiliza el snack para guiarle hacia donde estás tú: su olfato se encargará de ello.

Elógiale siempre. Es una de las mejores recompensas por un trabajo bien hecho.

Cuando haga algo que no debe, por ejemplo, morder una planta, utiliza una palmada fuerte en el aire para desenfocarlo de la mala conducta, llámalo para que acuda a ti, y recompénsale de nuevo con un snack.

¿A que no es difícil? Como ves, que no vea, no significa que se atrofien los otros sentidos, más bien al contrario, los potencian mucho más.

Los paseos y el juego con el perro ciego

Siempre comento y repito que la actividad física es fundamental para cualquier perro.

Los paseos no deben faltar: tu perro se sentirá seguro paseando contigo, y solo lo debes soltar en aquellas zonas donde observes que tu perro se siente seguro. Elige zonas acotadas de las que no pueda huir para evitar sustos.

No olvides que durante los paseos también puede jugar.

Los juguetes que compres deben tener todos sonido. Por ejemplo, adquiere una pelota que tenga un cascabel dentro que él pueda seguir.

Un kong es un juguete la mar de recomendable para mantenerle entretenido mientras disfruta comiendo.

Y no olvides los juegos mentales: esconde comida por casa para que él tenga que encontrarla usando solo su olfato.

Realiza estos ejercicios en habitaciones cerradas para evitar que tu perro se dañe.

Y, sobre todo, que no decaiga el ánimo.

Vivir con un perro ciego no se hace duro si eres optimista y te preocupas de hacerlo feliz.

Te aseguro que él te lo pagará con un amor incondicional de por vida.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.