glándulas anales en los perros
@mickeywalker_nyc

¿Qué son las glándulas anales y por qué es importante saber esta información?

El perro es el mejor amigo del hombre, de eso no cabe duda, pero el hombre se preocupa poco de conocerlo.

La mayoría de personas que adoptan a un perro desconoce qué son las glándulas anales hasta que se encuentran en el veterinario y topan con que su perro sufre de estas glándulas.

Pero, ¿qué son, qué función tienen y por qué es importante saber de ellas?

glándulas anales en perros
@mickeywalker_nyc

 

Las glándulas anales en los perros

Las glándulas anales son dos pequeñas bolsas que se sitúan a cada lado del ano.

Estas bolsas contienen un líquido que tiene “información” que es expulsada junto a las heces cuando nuestro perro va al baño, y esa información puede comunicar el estado del perro, por ejemplo, si la perra quiere aparearse, si tiene miedo, si quiere jugar, etc.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Hasta ahí, esta información te puede resultar curiosa, pero el fin de este post es el de que observes a tu perro para ver si tiene problemas con esas glándulas.

Todos los perros vacían las bolsas de sus glándulas de forma natural pero, desafortunadamente, la mayoría de perros en algún momento de su vida va a tener problemas con sus glándulas: problemas para drenar el líquido, obstrucción de las glándulas, etc.

Observa a tu perro: ¿arrastra a menudo el trasero sobre el suelo? ¿Has observado si intenta lamerse el ano? Claramente, tu perro tiene un problema con las glándulas anales que tu veterinario debe revisar cuanto antes.

De lo contrario, si no se lleva a cabo el vaciado de las glándulas, tu perro puede desarrollar una infección, un prolapso e incluso fístulas.

Para evitar esta incomodidad y, en casos graves, sufrimiento en el perro, es urgente que tu veterinario revise el estado de las glándulas anales y proceda a su vaciado.

El vaciado de las glándulas anales

Esta labor debe hacerla un veterinario para evitar dañar esa zona al perro o agravar la situación de por si dolorosa. Será tu veterinario el que te indique si te puede enseñar a vaciarlas en caso necesario.

Es un procedimiento nada agradable, ya que el contenido de las glándulas tiene un olor muy fuerte y es bastante repugnante a la vista, por lo que hay propietarios que, directamente, no pueden ni aprender a vaciarlas.

Por tanto, si observas a tu perro arrastrar su culete por el suelo, por muy cómica que te parezca la situación, piensa que puede estar sufriendo y que, por tanto, no debes perder tiempo para ir a la consulta del veterinario.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!
  • 259
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    265
    Shares

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.