Creo que no hay un entorno que le guste más a un perro que una playa: espacio para correr, agua para nadar, ambiente que invita al juego y al divertimento… Pero no debemos dejarnos llevar por este escenario idílico, teniendo en cuenta ciertos peligros que debes evitar si no quieres largarte de la playa con mal sabor de boca.

peligros en la playa para perros

Peligro1. El calor.

El calor es uno de los enemigos número 1 de los perros. De sobra es sabido que los perros no sudan por la piel, sino que transpiran la sudoración por las almohadillas de los pies y el jadeo de su respiración. La termoregulación de la temperatura es muy complicada en el perro y un golpe de calor puede darse en segundos pudiendo producir la muerte antes de que puedas hacer nada por él.

Mi recomendación es que jamás lleves a tu perro a la playa en verano, y menos en horas punta (entre las 12 y las 16 de la tarde). Por mucho que tenga el mar al lado, una subida de su temperatura demasiado rápida podría causar consecuencias irreparables. Aprovecha para ir a la playa con tu perro sobretodo entre otoño y primavera, y en verano a primerísima hora de la mañana o a última de la tarde.

Peligro 2. El mar.

El mar es un bálsamo de relajación para un perro y una fuente de agotamiento de energía que agradecen mucho los propietarios. El perro disfruta como nunca, se refresca y se divierte, pero debes vigilar el estado del mar siempre. Los perros saben defenderse en el mar (unos más que otros) pero siempre que vayas a la playa, evita siempre que tu perro acceda al mar cuando éste esté muy revuelto, haya corrientes marinas o barcas ancladas cerca, puesto que un golpe en la cabeza del perro puede dejarle inconsciente con la consecuencia inmediata de ahogamiento.

No obligues a tu perro a nadar o a acceder al mar si no quiere. Lo peor es obligar al perro a entrar al agua, puesto que el estado de ansiedad que le pueda producir puede ir en contra de él, además, si no se divierte, ¿qué sentido tiene?

Una vez haya accedido al agua salada no olvides jamás darle un baño después con agua dulce para eliminar los restos de salitre que puedas resecar su piel y producirle una dermatitis debido a los picores y el consiguiente rascado que la sal produce en el cuerpo.

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a tu Cachorro con Éxito. Haz Click Aquí y Descarga AHORA

Peligro 3. Las algas.

Las algas parecen elementos inofensivos pero no lo son tanto y debes estar muy alerta de que tu perro ingiera alguna de ellas. No estamos hablando de su toxicidad al ser ingeridas, sino más bien a su tamaño. Las algas que descansan sobre la arena son algas secas. Cierto tipo de algas que ya están secas, con el contacto con la humedad vuelven a su tamaño original, pudiendo aumentar su tamaño de 1 a 10 veces, según la especie de la que hablemos.

En Reino Unido son muchos los perros que han muerto al ingerir algas y éstas al crecer su tamaño en su interior han provocado que con la expansión se produjeran roturas en el intestino provocando la muerte inmediata, por tanto, no permitas a tu perro que juegue con algas, evitando así que puedan ser ingeridas.

Peligro 4. Los palos y las piedras.

Un juego muy típico en la playa es lanzar palos o piedras al perro para que vayan a buscar (sobretodo dentro del mar), e incluso por iniciativa propia, al perro le encanta coger piedras y roerlas. Hay que evitar en la medida de lo posible este tipo de juegos. ¿Por qué? Porque tiene altas probabilidades de hacerse daño, provocando lesiones en la boca, encías o dientes, y hasta en la garganta si se tragara alguna pieza, pudiendo provocar perforaciones o atragantamientos.

Mi recomendación es no tentar a la suerte, y llevarse los juguetes de casa donde la seguridad está garantizada: un disco volador, una pelota, una cuerda, etc.

Peligro 5. Los anzuelos.

Muchos pescadores se dejan olvidados anzuelos con comida en la playa. Los perros que, por naturaleza son aspiradores, no dudarán en comer eso que huele tan bien y el anzuelo puede quedar clavado o ser tragado por el perro. Vigila antes la zona por la que suelen estar los pescadores para observar que no haya ningún anzuelo cerca y si se produjera el accidente, no dudes en acudir al veterinario.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

¡Comparte!