educar a un cachorro a comer

Educar a un cachorro a comer es muy importante para que no nos encontremos con episodios de inapetencia o glotonería y evitar en un futuro ataques o gruñidos por parte del cachorro mientras come hacia las personas que le “molestan”.

Cuando un cachorro permanece con la madre hasta los 2 meses y es separado de ella para empezar a convivir con el nuevo propietario, generalmente el cachorro ya sabe comer de un cuenco, pues ha aprendido por imitación de la madre.

Cuando el cachorro, por diferentes circunstancias es separado desafortunadamente de la madre siendo aún muy cachorro, tendrás tú la tarea de enseñarle a comer, dado que a la madre no le ha dado tiempo de educarle. Para educar a un cachorro a comer te aconsejo que sigas las siguientes instrucciones:

** REPORTE GRATUITO: Las 7 Claves Para Educar a un Cachorro con Éxito.
Haz Click Aquí y Descarga AHORA

  • Compra alimento de calidad específico para cachorros. Es fundamental que sea específico para cachorros porque va a contener nutrientes que otros alimentos no contienen, y que son indispensables para su desarrollo.
  • Asegúrate que el alimento sea de calidad: debe contener proteína animal (como la de pollo o cordero) como ingrediente principal, nada de granos y evitar en la medida que puedas alimentos con conservantes, aromatizantes y colorantes artificiales. Yo te recomiendo marcas como Acana, Orijen o Naku.
  • El alimento deshidratado es el más recomendable porque conserva toda la humedad y los nutrientes, combinado con alimento seco para que tu cachorro pueda utilizar los dientes para mascar.
  • Para empezar a darle de comer, hazlo dándoselo tú con la mano. Pon pienso en tu mano y acércarselo a la boca. Deja que lo huela y lo pruebe. Si observas que tu cachorro no se anima a comer, intenta mezclar el pienso con un poco de agua tibia. Con este simple truco lograrás potenciar el olor y el sabor del alimento seco.
  • No te olvides de elogiarle cuando coma.
  • Un cachorro debe comer tres veces al día. Según el tamaño del perro deberá comer más o menos cantidad. No olvides preguntarle al veterinario la cantidad recomendada para tu cachorro, o bien, lee las instrucciones del envase.
  • Intenta dar de comer a tu cachorro después de haber comido tú. Este simple gesto potencia tu rol y el suyo dentro de la pirámide de jerarquía social canina. Es importante que antes de darle de comer, le mandes sentarse. Una vez se siente, ya puedes acercarle el cuenco para que empiece a comer.
  • Deja el cuenco con comida solo 15 minutos a su disposición. Si tu cachorro aprende que la comida no siempre va a estar ahí, ayudarás a potenciar su instinto de supervivencia y a regular su hora de ir al baño. No te preocupes si las primeras veces no come.
  • Mientras sea muy pequeño y coma, es muy positivo que le acaricies mientras come, así como otros miembros de la familia. De este modo cuando sea adulto, no tendrá problemas de competitividad por la comida cuando alguien se acerque a su cuenco, evitando ataques o amenazas por su parte.
  • Cuando tu cachorro cumpla 6 meses, podrás empezar a darle dos tomas al día.
  • Evita en la medida de lo posible darle de comer cuando te pida mientras tú estás comiendo. Si cedes lo convertirás en un perro que siempre va a demandar comida cuando vea alguien sentado en la mesa.
  • Olvídate de los huesos. Aunque para el cachorro más adolescente sea un manjar, un hueso puede ser su arma mortal: puede producirle perforaciones en el esófago, estómago o intestinos, atragantamiento o ahogamientos. En su lugar, compra huesos de cuero o piel en las tiendas de animales. Esta decisión es muy personal. Yo, personalmente, toda la vida estuve dando huesos a mis perros hasta que tuve una mala experiencia: uno de mis perros se perforó el esófago con un hueso de cordero. Nunca más he vuelto a dar huesos a mis perros.
  • Procura ser fiel siempre a la misma marca de alimento. Un cambio continuo de marcas podría causar irritaciones estomacales y gastritis al cachorro, así que apuesta por marcas de calidad porque no sabes hasta qué punto influyen en la salud del animal.
  • Respeta la rutina horaria. Si cada día, a las mismas horas le das de comer, conseguirás un equilibrio en su sistema digestivo que te ayudará controlar mejor sus ganas de ir al baño y su ansiedad por comer.
  • No abuses de las golosinas cuando entrenes a tu perro en obediencia básica: para reforzar conductas puedes utilizar otras recompensas que no sean solo comida, como caricias y elogios.
Educar a un cachorro a comer es sencillo si respetas dos cosas: que la comida sea de calidad y que siempre des la comida al cachorro a las mismas horas. Tras cumplir estos dos requisitos, simplemente dedícate a trabajar la confianza en tu cachorro cuando coma, acariciando su lomo mientras come, metiendo tu mano en el cuenco y dándole las croquetas tú, etc.

nutricion caninaSi quieres tener más información sobre la nutrición del cachorro puedes adquirir el ebook “Guía alimenticia para el cachorro: análisis de las dietas alimenticias” por tan solo 3$ (un poco más de 2 euros).

Aprenderás la importancia de alimentar bien a tu cachorro, los requisitos nutricionales del cachorro, ventajas y desventajas de las diferentes dietas alimenticias, análisis de los alimentos comerciales: alimento seco, alimento húmedo y alimento deshidratado valorándolos de mayor calidad a pésima calidad, alimentos que pueden perjudicar a tu cachorro, problemas alimenticios que puede sufrir tu cachorro, etc.

Adquiere esta guía útil por solo 3$ aquí: GUÍA NUTRICIONAL DEL CACHORRO

 

Sandra Ferrer.
Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”