Las lesiones en la cola del perro son más comunes de lo que te puedas imaginar: al ser una parte del cuerpo tan expuesta y en permanente movimiento es muy vulnerable de lesionarle. Desde latigazos, golpes, pisotones, pellizcos, etc., la cola es algo que debemos observar de cerca para evitar que nuestro perro sufra un dolor que puede llegar a ser agónico.

lesiones en la cola del perro

Lesiones en la cola del perro

En la cola hay huesos, músculos y nervios que ante cualquier lesión el dolor puede ser indescriptible. Ni más ni menos que entre 5 y 20 huesos forman parte de la cola del perro. No podemos olvidar que es una extensión de la columna vertebral, por lo que cualquier daño en esta zona puede repercutir en el resto del cuerpo y sobre todo en su estado anímico.

La lesión más común en la cola de los perros es el trauma. Cuando se fractura la cola debido a un atropello o a que se cierre la puerta pillando la cola del animal, la lesión es dolorosa pero suele curarse por sí sola. A no ser que la fractura haya sido muy seria, la amputación de la cola no suele ser requerida. A medida que se va calcificando la cola tras la fractura es muy posible que quede una protuberancia y que tu perro no te deje tocarla, por lo molesta que resulta.

Cuando hay una lesión en la que los nervios están implicados es muy posible que tu perro tenga problemas hasta para hacer sus necesidades. No debes preocuparte porque suele ser una lesión temporal.

Los perros de razas grandes y largas colas suelen tener problemas debido a los latigazos que suelen realizar con su cola a todo lo que se tope con ella: muebles, personas, paredes, etc. Un perro no puede evitar no mover la cola, porque la cola muestra su estado anímico, y si es un perro feliz, continuamente estará golpeando su cola hasta el punto de provocarse úlceras sangrantes. Observa que la cola de tu perro no sangre y si es así, procura desinfectar la herida y mantenerla vendada hasta su completa curación.

Razas de perros como el Golden Retriever o el Labrador suelen sufrir lo que llaman el “Síndrome de la cola fría”, síndrome muy común en perros nadadores. No es una fractura sino un problema muscular muy doloroso que provoca que la cola caiga flácidamente desde la base. No debes preocuparte, se trata de una lesión que con los días y el reposo de la cola pertinente, se cura por sí solo. Eso sí, prohibido tocar la cola del perro.

Como ves, las lesiones de la cola son demasiado comunes, por eso, se recomienda observar de cerca el comportamiento de la cola y evitar acariciar esta parte del cuerpo, porque de todas las partes del cuerpo del perro, la cola es la que menos gusta que acaricien.

Ante cualquier duda que tengas de que tu perro pueda estar sufriendo dolor en la cola, no dudes en acudir al veterinario. Como he comentado, es una de las lesiones más dolorosas, por lo que calmar cuanto antes ese dolor es fundamental para su calidad de vida.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”