Dóberman: características, temperamento y cuidados

Quienes han llegado a tener la dicha de disfrutar de la compañía de un dóberman, saben que posiblemente sea una de las mejores razas de perros en el mundo.

Se trata de una raza que suele ser muy apegada a las familias y es un excelente amigo tanto de mayores como niños.

Es un excepcional perro guardián.

Esta raza, como todos los perros, necesitan de una socialización cuidadosa con adiestramiento y obediencia. Es esencial que sea desde cachorros.

Los perros de raza dóberman se encuentran caracterizados como perros enérgicos y fuertes.

Por eso, necesitan de una práctica constante de mucho ejercicio, para evitar episodios de agresividad o irritabilidad.

También requieren de otros cuidados básicos para su correcto desarrollo.

Historia de la raza Dóberman

El dóberman hizo su aparición por primera vez en el año de 1885, en la ciudad de Apolda, Alemania.

Se dice que entre los antecesores de esta raza se encuentra el Pinscher, Pastor Beauce, Dogo e, incluso, el Rottweiler. 

Esta raza es considerada un guardián imponente que, solo con su presencia, va a disuadir a más de uno de abusar del espacio personal.

Entre las razas de perros grandes se considera al Dóberman, como uno de los más selectos.

Tanto que, el ejército alemán tuvo más de 6.000 perros durante la Segunda Guerra Mundial.

No solo representaban ser grandes guardianes, sino que eran muy fuertes y resistentes.

Características del perro Dóberman

El perro Doberman:

  • Es un perro de gran tamaño.
  • Su pelaje es corto, negro, fino y sedoso. También puede tener ligeros toques rojizos.
  • Su altura oscila entre los 65 y 70 cm en los machos. En cuanto a las hembras, son un poco menos, entre 60 y 65 cm.
  • De peso, pueden llegar a pesar entre 40 y 45 kg los machos, y las hembras entre 30 y 35 kg.
  • Su carácter es leal, inteligente, obediente, guardián y son muy activos.
  • Normalmente gozan de buena salud, aunque pueden llegar a ser algo delicados de su estómago y propensos a los problemas cardíacos.
  • Su promedio de vida es de 10 a 14 años.

Importante: En algunos países las personas cortan su rabo y orejas por estética ya que le da un aspecto más agresivo.

No obstante, en España, esta práctica está prohibida por ley y puede llevar a multas muy altas por maltrato animal.

doberman

¿Cómo es el carácter de un dóberman?

Como la gran mayoría de las razas, su carácter pasa a estar fuertemente enmarcado por la educación que recibe desde que son cachorros.

Por lo que no se puede dar por sentado que el dóberman sea precisamente un perro de carácter agresivo o que sea peligroso.

Todo va a depender de la educación que le dé su adoptante.

La verdad es que el dóberman es un perro muy activo y juguetón.

Les encanta ejercitarse con su adoptante, son muy cariñosos, incluso con los niños más pequeños del hogar.

Tienen una gran virtud, debido a que son extremadamente pacientes. 

Sin embargo, se debe recordar que son perros que tienen una gran inteligencia y se encuentran en un constante estado de alerta.

Por lo tanto, son excelentes perros guardianes.

En caso de tener visitas concurridas en el hogar, se debe mantener cierto sentido de limitación.

De lo contrario, el dóberman lo puede interpretar como una intrusión, creando una situación de gran tensión.

Temperamento del Dóberman

Esta raza es un observador por naturaleza.

Es valiente y, si se le adiestra bien, es uno de los más versátiles en cuanto a labores.

Se puede adiestrar para que compita en diversas pruebas de obediencia, de labor o de agilidad.

También puede ser un perro extraordinario para las exposiciones, debido a su belleza y porte. 

El deseo de trabajar por parte de su adoptante y el hecho de que sea fácil para adiestramiento, le ha ganado un papel importante tanto en el escuadrón policial como en la guerra.

Algunos departamentos de policía en el mundo se valen de esta raza para rastrear y encarcelar a los delincuentes.

Como mencionamos, la misma infantería marina de los Estados Unidos y otras ramas militares, usaron a estos perros para cumplir diversas tareas en la Segunda Guerra Mundial. 

De hecho, fue en ese mismo conflicto donde esta raza ganó la reputación de perro agresivo.

Lamentablemente, esto pasó a ser un mito más que un hecho, que suele darse más en los Estados Unidos y Reino Unido.

Cuando el dóberman es adiestrado y educado de manera correcta, es un perro muy equilibrado.

Es digno y fiable de toda confianza.

La lealtad que le entrega a la gente que quiere, es insuperable.

Ofrece a su vez una felicidad constante y mucho afecto a aquellos quienes lo quieran. 

Importante: Puede que el dóberman en algunos casos parezca ser un perro tímido, sin embargo, no hay que confiarse ya que es un perro con temperamento.

La función natural que este posee en su medio es proteger, incluyendo desde la misma propiedad en la que se encuentra y a toda su familia.

Proteger, no quiere decir que el adoptante lo adiestre para que aprenda a morder a extraños o, peor, que ataque a otros miembros en casa.

Esto es lo que se debe de diferenciar. Al ser un perro temperamental, puede ser muy peligroso al momento de desconocer a los miembros de la familia.

Cuidados recomendados para la raza dóberman 

Como todas las razas de perros, el Dóberman necesita unos cuidados básicos:

  • De gran apetito:

Aunque no es un perro pesado o de tamaño muy grande, posee un apetito muy voraz., por lo que va a precisar de una enorme ración de comida a diario.

Esto se debe por la gran cantidad de actividad física que lleva a cabo cada día.

Siempre es importante ofrecerle alimentos con todos los nutrientes que su organismo requiere.

  • Paseos diarios y ejercicio: 

El adoptante puede pasearlo diariamente para liberar el exceso de energía.

Es sumamente importante.

De lo contrario, puede adoptar conductas impropias o padecer de estrés.

No es solo salir a pasear, a esta raza de verdad le encanta el ejercicio.

Por ello la actividad física debe ser siempre parte de su rutina. 

  • Cuidar su higiene y pelaje:

Un baño al mes es más que suficiente para que se mantenga sano y limpio.

Por el pelaje corto y fino, se puede ensuciar con mucha facilidad, aunque siempre es recomendable cepillarlo por lo menos una vez cada semana.

Importante: Si ningún perro, sin importar la raza, debería de merecer pasar el día encerrado o atado, en el caso del Dóberman, aún menos.

doberman

Consejos de adiestramiento para el Dóberman

La mejor manera para educar a esta raza es hacerlo desde que son jóvenes.

Los cachorros de dóberman aprenden de forma rápida, debido a la inteligencia que poseen. 

Prueba de eso es que, con tan solo 3 ó 4 meses, se les pueden enseñar las órdenes más básicas.

En la edad adulta el dóberman puede ser peligroso debido a su tamaño y enorme fuerza, por lo que se debe de centrar en órdenes básicas, pero fundamentales:

  • ¡No!
  • ¡Aquí!
  • Sentado.

Estas sencillas órdenes pueden sacar de un simple apuro al adoptante en caso de una situación tensa. 

Por otro lado, es importante no recurrir nunca al maltrato físico.

Por el contrario, se debe fomentar la educación con técnicas que empleen el refuerzo positivo. 

Se debe educar como a un cachorro normal, con el cariño y la atención que merecen.

Además, es necesario dejar que juegue, que pueda socializar con otros perros y otras personas. Que pueda descubrir el mundo que le rodea.

Importante: Bajo ningún concepto, el adoptante debe ser agresivo con el dóberman, o enseñarle la orden de ataque. 

No van a necesitar de algún adiestramiento para protección especial (esto en caso de que el adoptante requiera de un buen protector).

Los expertos en esta raza, recomiendan acabar todo tipo de adiestramiento de protección en ellos, debido a que el resultado puede ser un perro agresivo y sobreprotector.

¿Cómo es el comportamiento de estos perros con los niños?

Esta es una de las primeras preguntas que debe hacerse el adoptante antes de adquirir el perro.

Sin importar la raza que sea, siempre hay que mirar si el perro se va a adaptar a los niños.

Por supuesto, es importante que nunca un niño se quede solo con un perro.

Sin importar la raza o tamaño, un niño siempre debe estar acompañado y con la supervisión de un adulto. 

Por otro lado, aunque el adoptante no tenga hijos o no vivan niños en el hogar, es sumamente fácil que el perro en algún momento se encuentre con ellos.

Por tal motivo, la socialización a temprana edad es muy importante.

La voluntad del perro debe ser aceptar a los niños.

Acostumbrarse a ellos desde un principio, los ayudará a desarrollar su naturaleza protectora.

En caso de que el perro sea adoptado a temprana edad (8 a 10 semanas) su adaptabilidad pasa a ser más sencilla.

Caso contrario, si se adopta en una edad mayor, y tienen desconfianza con los niños, puede haber un problema.

Si es un perro de mayor edad, puede que tal vez le cueste algo más de tiempo en entablar una relación de confianza con los más pequeños.

Problemas de salud frecuentes en perros Dóberman

En general, esta es una raza muy sana, aunque puede haber ocasiones en las que el perro sufra de alguna enfermedad. 

Las visitas al veterinario son necesarias, no solo si presenta algún síntoma, sino para prevenir cualquier posible dolencia o enfermedad.

Su salud debe y tiene que ser importante para su adoptante. 

El dóberman es un perro muy sano pero, así como todas las razas, es necesario tener al día sus vacunas y las revisiones veterinarias correspondientes de rutina. 

Hay que tener en cuenta que, esta raza por genética es muy propensa a sufrir del estómago.

Por ello, se recomienda una alimentación natural y que sea digerible.

Una excelente recomendación es la dieta BARF, para evitar piensos comerciales que dificulten de alguna manera su digestión.

Por otra parte, uno de los posibles problemas que esta raza puede llegar a presentar son los “soplos cardíacos”.

En ese sentido, aunque es un perro que va a requerir ejercicio, no se recomienda que se le lleve a un límite. Siempre con cuidado. 

¿Adoptar o no un dóberman?

Antes de que el adoptante salga corriendo a escoger un dóberman como una mascota, hay que tener en cuenta varios detalles que lo ayudarán a tomar la mejor decisión.

Un dóberman, así como todos los perros, necesitan de mucha atención y cuidados. ¿Estás dispuesto o dispuesta a enfrentarlos?

Por ejemplo, esta raza demanda mucho ejercicio, por lo que su adoptante nunca puede ser una persona sedentaria.

También requieren una buena educación y por eso necesitan un adoptante con autoridad, compromiso y responsabilidad para educarlo bien, entre otros detalles.

La experiencia previa habiendo tenido perros es mprescindible. El dóberman no se recomienda para alguien que nunca ha tenido un perro.

Adoptar a un dóberman es un compromiso. 

Por otro lado, aunque el dóberman se puede adaptar bien a la vida de la ciudad como en el campo, no se debe olvidar de que es una raza activa.

Necesita un espacio adecuado para poder crecer y mantenerse en forma.

Si el adoptante no lo pone a ejercitar, se pueden volver agresivos o irritables.

Por lo tanto, se pueden adaptar con facilidad a la vida en un piso si se ejercitan diariamente.

Aún con un jardín muy amplio siempre se le debe proporcionar un paseo largo y con un ritmo rápido cada día para quemar su energía.

El ejercicio es muy importante para esta raza, no solo a nivel físico sino mental.

La capacidad mental de este perro, al no ser estimulada, pasa a aburrirse con facilidad y buscará otras formas para entretenerse.

Esto solo podría dar como resultado un comportamiento destructivo.

El dóberman es un perro de gran tamaño, de carácter fuerte, altamente activo pero muy inteligente.

Es leal y un excelente guardián.

Si se procede con los cuidados propios que necesita, sin duda será un excelente mejor amigo por varios años, para toda la familia. 

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.