Peleas entre perros: origen y cómo evitarlas

Los perros son animales sociales, cuya historia evolutiva los hace dispuestos y capaces a vivir en grupos.

La vida en grupo permitió a los antepasados ​​del perro, los lobos, trabajar juntos para obtener comida, cuidar a sus crías y defender su territorio. 

Es habitual que en algún momento un perro interaccione con otro perro.

Sin embargo, en ese momento, uno o ambos perros, podrían buscar contacto para pelea, ya sea suave o intensa.

Muchos adoptantes hemos experimentado esa violenta situación, por lo tanto, es importante saber cómo actuar en ese momento. 

¿Por qué pelean los perros?

Los perros son animales que pueden pelear por muchas razones diferentes, debido a que suelen incluirse en peleas donde sus instintos caninos son naturales. 

Conocer las principales razones por las que dos perros se pelean, ayudará a saber cómo intervenir adecuadamente.

Pelea por territorio

Este conflicto es más común entre perros machos y se produce por motivos de territorialidad por lo que, aunque la situación parezca grave, podría no serlo. 

Pelea por protección

Los perros son animales protectores y, por eso, siempre protegerán su plato de comida, a su adoptante, o a toda la familia.

Para protegerlos, pueden atacar a cualquier individuo o perro.

Pasar de juego a pelea

En los perros existe una sobreestimulación la cual puede provocar que un simple juego amistoso se convierta en una pelea.

Perros que conviven juntos

Los perros que viven juntos pueden no llevarse del todo bien e iniciar peleas entre ellos en cualquier momento.

Cuando los perros se sienten frustrados porque no logran conseguir lo que desean, pueden dirigir esa molestia hacia su mejor amigo de cuatro patas. 

No se lleva bien con otros perros

Los perros no deben llevarse bien siempre.

En muchas ocasiones, existirá la presencia de un perro agresivo y que no le guste la personalidad, olor e incluso la presencia de otro perro.

Perros que “visitan” a otros perros en casa

Si un perro nunca ha tenido a otros perros en su casa, es recomendable que primero, los perros se reúnan en un campo neutral.

Incluso si el perro anfitrión tiene un buen carácter. 

Caminar cerca de otro perro

Es necesario evitar los encuentros demasiado cercanos entre dos perros, por precaución.

Es mejor cambiar de acera si se siente la más mínima tensión. 

peleas entre perros

Técnicas y consejos para detener una pelea de perros

Cuando los adoptantes sentimos que nuestra mascota está en peligro, es normal intentar ayudar para evitarlo, como en el caso de una pelea con otro perro.

No obstante, se debe tener el mayor de los cuidados.

Como adoptantes podríamos resultar heridos por cualquiera de los perros, debido a su instinto de supervivencia en el momento de intentar defender a nuestra mascota.

Se debe ser consciente de las complicaciones y repercusiones que puede originarse al intentar separar o proteger a nuestro perro, sin ninguna preparación o conocimientos necesarios.

En consecuencia, para evitar lesiones, existen técnicas o estrategias para lograrlo.

Se recomienda que, indiferentemente del entrenamiento o confianza que tengamos con nuestro perro, no interferir o meterse en medio de la pelea de forma instintiva.

Nuestro propio perro podría lastimarlo por accidente.

Existen diferentes técnicas, consejos o estrategias ideadas para esta situación, no solo para lograr separar o detener una pelea de perros de forma segura, sino hacerlo en poco tiempo, para evitar que el perro resulte muy herido o lastimado.

Técnicas para intervenir en una pelea entre perros

  • Mantener calma total:

Puede parecer una recomendación muy obvia, pero es fundamental.

La mayoría de las personas cuando ven que un perro ataca a su perro y se inicia una pelea de perros, se asustan o no actúan de la mejor manera. 

Es necesario pensar con cabeza fría y de forma estratégica, para poder analizar bien lo que sucede.

Asimismo, se debe pedir la calma a las demás personas presentes, para evitar agravar la situación.

  • Despejar el área de la pelea:

La mayoría de peleas de perros son en lugares concurridos o públicos como una playa, plazas, en el parque, una calle o incluso en el pasillo de la casa.

Por consiguiente, es normal que puedan encontrarse otras personas en el lugar.

Es importante pedir a las personas que se alejen y den mayor espacio, debido a que pueden resultar heridas, especialmente si hay niños. 

Asimismo, retirar objetos que puedan romper o lastimar a los perros.

  • Técnica de rociado a la cara:

Una de las maneras más recomendadas para detener peleas de perros, es la técnica de rociado.

Esta técnica, consiste en rociar con agua la cara y ojos de ambos perros. Esta técnica es efectiva para diferentes niveles de pelea, tanto para las peleas leves como las graves e intensas.

Entre las posibilidades de rociar a un perro, lo más fácil es con una manguera directo a los ojos y nariz de los perros.

Así, ambos intentarán cambiar de dirección para evitar la incomodidad.

En caso de no disponer de una manguera, se puede rociar con un cubo o cualquier botella.

  • Técnica de ruido:

Otra técnica recomendada es usar ruidos para distraer a los perros.

Puede ser el sonido de la bocina de un coche, o cualquier otro ruido que pueda llamar su atención.

Esta técnica solo funciona con peleas leves o de baja intensidad. 

Se recomienda no utilizar esta técnica con gritos, ya que esto en vez de ayudar, afecta a los perros.

Puede incluso ser contraproducente y alentar a los perros a continuar peleando.

  • Técnicas con objetos:

Se pueden utilizar objetos de forma estratégica para separar y detener la pelea.

Puede ser una manta o un paraguas pero nada que pueda lastimarlos.

Lo que se quiere lograr al utilizar el objeto, es intentar limitar la visión del perro sobre el otro e imposibilitar el contacto entre ambos.

De esta forma, hará que se calmen y se detendrá la pelea.

  • Técnica de la carretilla:

Si te encuentras con otra persona, pueden utilizar la técnica de carretilla.

Cada uno se coloca detrás de cada perro y al mismo tiempo tiran de las piernas posteriores de los perros.

Esta técnica de carretilla debe realizarse rápido y de forma simultánea para lograr separar la pelea con éxito. 

  • Tener sprays para peleas futuras:

Una buena recomendación con el fin de prepararse a una posible pelea en el futuro, es tener sprays, por ejemplo, un aerosol de citronela. 

El aerosol de citronela tiene características mejores que otros aerosoles. Este aerosol no lastima ni causa daños en los ojos y mucosas de los perros.

Estos aerosoles son útiles para separar peleas de perros debido a su olor, el cual desagrada e incómoda a los perros.

Funciona como muy buena distracción.

peleas entre perros

¿Cómo prevenir una pelea de perros?

Prevenir es siempre el mejor de los remedios.

Las peleas de perros pueden suceder, pero si se pueden prevenir, es mucho mejor para todos. 

  • Socialización y educación a tiempo:

Desde que son cachorros es importante procurar que el perro socialice.

No solo con otras personas, sino con niños y con otros perros y animales.

Desde temprana edad se puede conseguir el correcto temperamento del perro. 

Es necesario que el perro aprenda órdenes básicas como quedarse quieto, sentarse y responder a la llamada de su adoptante.

Sin duda, órdenes necesarias para evitar una pelea u otras incómodas o peligrosas situaciones. 

Como adoptantes debemos comprometernos con la educación de nuestro perro, siempre con paciencia y constancia.

Por supuesto sin ningún tipo de maltrato y siempre con refuerzos positivos. 

Nota: Ante el más mínimo signo de agresividad en el perro, es importante actuar y, si es necesario, pedir ayuda para solucionar el problema rápido y de la mejor manera. 

  • Paseos con correa y/o bozal:

Un adoptante responsable sale a pasear con su perro siempre usando una correa.

Por otro lado, si el perro no es muy sociable, se recomienda el uso del bozal.

Nosotros tenemos la responsabilidad de evitar que nuestro perro inicie o participe en alguna pelea.

También es importante evitar cualquier tipo de agresión a personas. 

  • Salir a pasear en horarios distintos: 

Para evitar peleas no es necesario alejar al perro del mundo, sino todo lo contrario.

El perro necesita liberar energía para no empeorar la situación. 

Una recomendación es sacarlo de paseo en horarios donde no se encuentre con otros perros o personas.

Evitar los estímulos que puedan provocar algún evento de agresividad, ayudará a que el perro se mantenga tranquilo y, al mismo tiempo, todos puedan disfrutar del paseo. 

  • Castración

Los perros machos pelean la gran mayoría de las veces por territorialidad, debido a su gran componente hormonal.

Para reducir ese comportamiento, se recomienda la castración, antes de que el perro tenga su primer año de vida.

Si se hace después, no será tan efectiva.

  • Leer el lenguaje corporal del perro:

El lenguaje corporal de un perro no es tan fácil de leer como se cree. 

Un perro jadeante puede parecer que está sonriendo, pero en realidad podría estar temeroso, nervioso y listo para morder si se siente amenazado. 

Estar atento a esos comportamientos, sin duda, hará que se eviten muchas posibles peleas.

¿Cómo reconocer una posible pelea en perros?

El perro puede llevar a cabo algunos comportamientos que nos ayudarán a identificar una posible pelea. 

El perro puede:

  • Estar acobardado.
  • Lamer sus labios.
  • Bostezar de manera exagerada.
  • Apartarse.
  • Tener sus orejas aplanadas.
  • Cola doblada y/o erguida.
  • Tener su cabeza girada, pero mirando hacia la amenaza percibida.

Si se observan alguno de estos signos o comportamientos en el perro, es importante retirarlo rápido del lugar para evitar una posible pelea.

¿Qué no debe hacerse cuando los perros pelean?

Si un perro comienza a pelear con otro es normal que el adoptante se preocupe, pero esta reacción puede tener un impacto muy negativo en la resolución de la pelea.

No se debe: 

  • Usar la violencia contra los perros y/o gritar histéricamente: 

De esta manera, simplemente está contribuyendo a la pelea.

Los perros que sientan el dolor, lo asociarán con el oponente y solo aumentará su nerviosismo.

  • Poner las manos por en medio: 

Aunque sea tu perro, puede que te muerda.

El perro está manejado por la adrenalina del momento y no verá nada más que a su oponente.

Tu mano tratando de separarlos sería solo un obstáculo que debe eliminar para llegar a la meta.

  • Ignorar el problema: 

Ambos adoptantes deben trabajar juntos para resolver la situación, antes de que los perros se lastimen o los lastimen.

Ignorar, solo puede lograr que los perros peleen por más tiempo y de verdad resulten lastimados. 

  • Recompensar al perro cuando ataca a otro perro: 

Si un perro acaba de intentar atacar a otro y se logró evitar la pelea, no se debe consolar o recompensar.

En el lenguaje canino, el comportamiento agresivo está siendo recompensado.

Conclusión

Es necesario observar los comportamientos de un perro.

Estar atento a las señales que ofrecen, ayudará a que su adoptante aprenda a predecir los ataques hacia otros perros. 

Si tienes un perro en casa y piensas que es agresivo, lo mejor es que acudas a un especialista que podrá ayudarte con tu mascota.

Un veterinario puede determinar cuándo un perro es agresivo, cuándo es necesario suministrarle ayuda y las razones en las que es necesario atención supervisada de parte de los adoptantes. 

No dudes en pedir su ayuda si es necesario, y no descartes el apoyo de un etólogo para perros. 

¿Has sufrido alguna vez alguna pelea en la que tu perro haya sido el atacante o haya sido atacado?

¡Comparte tu experiencia con nosotros!

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.