Miopía en perros

¿Pensabas que los perros no podían ser miopes?

Pues así como las personas pueden tener problemas de visión, también sucede lo mismo en algunos perros.

Por lo general, los perros cuando comienzan su etapa de vejez, empiezan a tener problemas de visión.

En algunos casos, estos perros pueden quedar ciegos o presentar una ceguera repentina.

Los problemas que causan esta miopía en los perros pueden ser por diversas patologías, o porque estos ya son muy viejos.

Otro motivo puede ser por alteraciones en el metabolismo del perro como lo es la diabetes, siendo esta la enfermedad que ocasiona las cataratas crónicas.

La vista del perro debe ser una prioridad para los adoptantes en cuanto a la salud de sus mascotas.

En este sentido, una visita periódica con el veterinario podrá prevenir que algo en su vista falle. Tratar a tiempo puede ser la mejor solución. 

¿Qué es la miopía?

La miopía es una enfermedad que perjudica la vista de muchas personas, lamentablemente hoy en día no existen registros oficiales de esta enfermedad en cuanto a los perros.

Sin embargo, sí se sabe que pueden llegar a padecerla.

Para explicar mejor en qué consiste la miopía, tanto las personas como los perros pueden ver los objetos que tienen muy cerca, pero si están lejos, los ven borrosos. 

El perro miope

Aunque esta enfermedad se considera común en los humanos, los perros también pueden padecerla.

No sería nada extraño ver algún día en la calle a algún perro usando lentes o gafas. 

Existen perros con inclinaciones a sufrir miopía, tal es el caso de los Schnauzer miniatura o los Rottweilers.

Estos perros son miopes en algún grado de la enfermedad, otros perros desarrollan lo que sería la esclerosis del cristalino, mientras que otros pueden sufrir de cataratas y ojos secos.

Así como una persona utiliza gafas para mejorar su visión, también las hay para los perros.

Las gafas o lentes que ellos usan, tienen un aspecto similar a las gafas de natación: son plásticas y contienen dos gomas elásticas que son para sostenerse de la cabeza del perro. Además, también lo ayudan a protegerse del sol. 

¿Cómo se diagnostica la miopía en los perros?

La miopía en los perros no es tan sencilla de detectar como puede ser en las personas.

Una persona acude al oftalmólogo y, observando algunas letras de diferentes tamaños, el médico puede detectar su nivel de miopía, pero los perros no pueden hacer eso. 

A los perros no se les puede colocar frente de un montón de letras de diferentes tamaños y pedirles que las lean línea por línea. 

Para el diagnóstico de los perros se emplea un instrumento llamado Skiaskop, un instrumento que también se usa con los bebés.

Este instrumento sirve para iluminar el ojo del afectado y de la forma en la cual el rayo de la luz se mueve sobre la retina del ojo, permite que se determine si el perro presenta visión normal, es miope o hipermétrope. 

Cuando se practica el examen en un perro, los lentes utilizados son colocados frente del ojo y se va incrementando el grado hasta que indique un ojo normal.

Teniendo esta medida, el veterinario determina la dioptría que necesita el perro.  

Nota importante: La miopía tiende a ser grave cuando está entre los rangos de 6.0-8.0 dioptrías.

Esto nos da a entender que, sin el uso de unos lentes correctivos o una cirugía, el afectado no podrá ver con nitidez las cosas que estén a más de 30 a 40 centímetros de distancia.

miopía en perros

¿Cómo reconocer que un perro tiene problemas de visión?

Para saber si nuestra mascota presenta dificultades en su visión, debemos estar muy al pendiente en el aspecto de sus ojos o cómo estos se comporta.

El adoptante es quien mejor lo conoce y ante algún comportamiento extraño o distinto, es importante buscar orientación de un profesional.

Algunos síntomas que puede presentar el perro, son:

  • Hay un enrojecimiento considerado sobre la parte blanca del ojo del perro.
  • Tiene nubosidad en los ojos.
  • Se puede visualizar en el ojo del perro un halo azul.
  • Se le nota los ojos con muchas legañas.
  • Puede que tenga alguna lesión en el ojo o presente sangrado.
  • Si el perro choca con las paredes u objetos de la casa.
  • Cuando permanece mucho tiempo sentado al lado de una mesa o silla. 
  • Si el perro no reconoce a su adoptante cuando se encuentra a cierta distancia de él. 
  • Cuando llamamos al perro y éste se siente inseguro. 
  • No puede ver dónde está su plato de comida, agua o juguetes favoritos, excepto que se le acerquen y este los identifique por su olor.

Nota: Cuando el perro presenta alguno de los síntomas anteriores, es posible que sea necesario realizar pruebas completas que determinen el grado de la ceguera.

Para el perro, será más difícil continuar con ciertas tareas cotidianas, pero en otras no tanto y por ese motivo, es necesario brindarle ayuda cuanto antes.

El adoptante tiene el deber de apoyarlo a cumplir con las tareas como, por ejemplo, acercarlo a su bol con comida o agua.

¿Cuándo es necesario llevar al perro a un veterinario oftalmólogo?

Un veterinario general deberá realizar una exploración previa, andes de solicitar una revisión de un especialista en oftalmología.

Sin embargo, si el perro presenta alguno de estos síntomas puede acudirse de inmediato con el especialista, sin ir con el veterinario.

Algunos síntomas, son:

  • El perro presenta secreción ocular.
  • Sus ojos se le notan de un color rojo.
  • Mantiene sensibilidad al exponerse a la luz.
  • El lagrimeo de sus ojos es muy constante.
  • Tiene algunas manchas, o en tal caso, hay una alteración en el color de sus ojos.
  • Inconveniente para esquivar objetos.
  • Falta de reflejos a estímulos en los ojos.

Una vez detectada esta patología, es muy importante hacer un seguimiento con el oftalmólogo hasta que termine el tratamiento.

Si el problema es muy grave, deberá llevar a menudo al perro para un seguimiento mucho más específico. 

Enfermedades oculares más frecuentes en los perros

Los perros pueden presentar diferentes enfermedades en sus ojos. Algunas son las siguientes:

Dicha afección en los ojos del perro causa una inflamación, la cual es mostrada con un enrojecimiento y secreción en la vista. 

Las cataratas son una progresiva pérdida de la trasparencia del cristalino del ojo del perro, en otros se puede notar una nube grisácea detrás de la pupila. Dicha patología se traslada en los perros de generación a generación. 

Las cataratas congénitas o también conocidas como juveniles, se ha demostrado que afectan a una variedad de diferentes razas de perros, como lo son:

  • Cocker.
  • Westy.
  • Schnauzer.
  • Perroiche.
  • Golden.
  • Labrador.
  • Husky.

Esa enfermedad se les puede manifestar antes de los 6 años de edad en alguno de sus ojos, aunque también puede ocurrir en ambos simultáneamente.

Puede ser por motivo de la vejez del perro, o por causa de otro mal que padezca.

Estas son cataratas que empiezan en el medio del cristalino y se van esparciendo.

El tratamiento para esta enfermedad es mediante una cirugía, sin embargo, existen casos de cataratas juveniles, donde estas se reabsorben inesperadamente en un año. 

  • Glaucoma:

El glaucoma es un padecimiento ocular que afecta a los perros hereditariamente o como efecto de otros trastornos. 

Es muy grave, ya que existen unos elevados casos de perros que terminan en ceguera definitiva.

miopía en perros

¿Cómo cuidar los ojos de un perro? Algunos consejos importantes

La vista para los perros es uno de los sentidos más importantes.

Con la vista ellos pueden saber si se encuentran en una situación de peligro, para poder conseguir su comida, cuando una persona es cariñosa con ellos y saber a quién acercarse a que los consientan. 

 Algunos consejos importantes, son:

  • Limpie sus ojos del polvo:

El adoptante debe aprender a reconocer si el perro presenta una afección ocular o se trata de alergia al polvo en los ojos.

En el caso del polvo, se puede limpiar con ayuda de una mota de algodón.

Debe hacerse con cuidado y, en caso de que al siguiente día continúe igual, deberá asistir al veterinario para una adecuada revisión. 

  • Evite los juegos poco delicados:

Debes tomar en cuenta la forma en la que juegas con el perro, ya que el 70% de las enfermedades oculares, son causadas por accidentes o golpes que este pueda recibir mediante los juegos salvajes, ya que se lastiman de una u otra forma el globo ocular.

  • Cuidarlo durante los paseos:

En el momento de realizar los paseos del día, es importante que se hagan con su respectiva correa.

De esa manera, el adoptante podrá tener un mejor control en el perro.

Así, se evita que intente meterse en algún lugar que no debe y se lastime sus ojos. 

  • Limpiar sus ojos con regularidad:

Para evitar infecciones en los ojos del perro que son causadas por el polvo o bacterias en el aire, se deben limpiar sus ojos con un poco de agua sobre un pañuelo suave y limpio, ya que se utilizará sobre los párpados y el lagrimal. 

No se debe administrar productos de uso personal al perro debido a que estos pueden ocasionar una lesión ocula.

Los perros no son iguales a las personas. Es importante evitar consecuencias que puedan afectar más al perro, por eso, siempre es necesario seguir las reglas del médico veterinario.

 ¿En qué momento se debe acudir al veterinario?

  • Si el perro tiene algo en su ojo:

Si ve que el perro presenta una afección que se asocia a una basurilla en su ojo, un trozo de madera u otra cosa, no intente sacarlo por su propia cuenta.

Podrías causar un daño irremediable sin querer. Para ello, debes llevarlo de inmediato al veterinario para que utilice un equipo especial.

  • Secreción ocular extraña:

La secreción ocular es habitual hasta en humanos, porque es cómo el ojo se limpia de las impurezas que pueda tener.

Como adoptantes, debemos estar atentos al color de esta secreción en el perro.

Si se trata de un color verdusco claro, es normal. Sin embargo, si aparece de color rojo, amarillo y con un mal olor que le impida al perro abrir el párpado, deberemos consultar al veterinario.

¿Cómo ven los perros?

Los perros cuentan con dos fotosreceptores que son perceptibles a la luz, que se introduce en el interior del ojo del animal, mediante los conos y los bastones.

  • Los conos: 

Son los encargados de poder diferenciar los colores que ve el perro y, además, ayudan en la visión diurna del perro.

  • Los bastones: 

Estos son los encargados de la visión nocturna del perro y son parte fundamental del perro.

Los animales tienen una vista dicromática, la cual les hace poseer dos conos en la retina que difiere del color en la visión para el perro.

Los perros no ven igual que las personas en cuanto a su nitidez y colores. 

En la retina del ser humano se encuentran 3 tipos de conos, los cuales hace sensibles a las personas en un color específico como lo puede ser la luz roja, azul o verde.

Por su parte, los perros, no tienen los conos que son susceptibles al color verde.

Esto quiere decir que a los perros les cuesta más distinguir los colores tales como verde, verde y amarillo, amarillo y naranja, o el rojo.

La gama de visión de los perros se puede clasificar en dos matices, estos pueden observar azul la categoría de colores que va desde el azul hasta el violeta, y ven amarillo los comprendidos entre verde/amarillo, amarillo/rojo.

Importante: La vista es una parte fundamental para tener una mejor calidad de vida, por lo que requiere de muchos cuidados si en algún momento se detecta algún problema. 

El adoptante es el responsable de mantener a su mascota a salvo, y el único capaz de actuar a tiempo si algo extraño está sucediendo con la vista de su mascota. 

Si tienes sospecha de que tu perro tiene miopía, no dudes en consultarlo con tu veterinario.

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.